martes, 5 de abril de 2011

¿?

Estoy que no estoy.
Estoy ida.
Estoy desganada.
Estoy asqueada.
Estoy...
¿Estoy?

Llevo 3 días rara, ausente. Vuelvo a dejarme llevar. No tengo ganas de nada. Me tiraría en el sofá o en la cama y me pasaría el día ahí tumbada dormitando y dejando pasar las horas. La meteorología no puede ser mejor e invita a realizar actividades al aire libre. Está estupendo para ir a tomar una cerveza a alguna terraza con vistas al mar, dejar que la brisa me de en la cara, aprovechar para que se me quite este color de oficina que tengo, recargar pilar al sol, relajarme. En cambio, yo no tengo ganas. Desaparecer. Eso es lo que realmente me apetece. Dejo pasar las horas en la oficina y justifico como puedo las horas semanales en el informe que me piden; obviamente, esta semana, me lo estoy inventando. Espero que se pase pronto, porque este estado de hastío siempre termina en cambios bruscos que yo misma provoco y, en esta ocasión, no me conviene. Así que mejor que me anime desde mi yo interior, busque lo bueno de mi situación y de lo que me rodea y vuelva a recuperar la alegría.

La semana pasada me crucé con una chica que hace un par de años venía al mismo gimnasio que yo. Para mi sorpresa estaba esquelética. Sorpresa porque esta chica siempre ha estado delgadísima (flaca la llamarían muchos). Medirá alrededor de 1,75 (algo más me atrevería a decir) y está alarmantemente flaca. No estoy siendo objetiva, ya que una persona a la que se considera normal para alguien objetivo, desde mi punto de vista la sobrarían 5 kilos. Me crucé con ella y no podía quitar la mirada de sus piernas: con tejanos se la notaban perfectamente los huesos de las rodillas, que sobresalían bastante más que el fémur. Sus estrechísimas caderas. Mientras una parte de mí opinaba que estaba horrible, la otra tenía envidia. Dentro de mi cabeza surgieron dos mini-Hidden al más puro estilo angelito y demonio. Mis dos miniyós discutían entre sí mientras la Hidden física no podía apartar la vista de sus piernas. Me encantaría verla en la playa y, seguro, la veré porque solemos coincidir también. Aún hoy mis miniyós siguen su discusión: una me compara con ella y me llama gorda, la otra, más consciente quizá, piensa que yo estoy delgada y que lo de esta chica es excesivo. Aún así, cuando llego a casa, me desnudo, me pongo frente al espejo y, también yo, me juzgo. Veredicto: podría tener las piernas más delgadas…

5 comentarios:

  1. Yo creo que siempre nos gustaría vernos "un par de kilos" mas delgadas, igual que los malditos 2kg que todo el mundo dice que nos faltan, pero aun así no creo que es bueno compararse con nadie, si no vivir según tú misma creas, estoy segura de que a ti tb hay gente que te mira y siente envidia, ojalá algún día estemos conformes con nostras mismas y nos sintamos felices y orgullosas!
    Ese decaimiento igual se debe a la llegada de la primavera, la época con mayor indice de suicidios, así que será la que nos vuelve locas y llenas de extremos, por lo que sólo puedo decir que tu sonrisa no tardará en aparecer, irás a la playa, a esas terracitas, tomarás una caña bien fría y, sobretodo, lo disfrutarás.
    Animos preciosa!!!!
    muxus

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría saber cuantas entradas como esta he escrito, de enumeraciones (negativas) por renglones... muchas. Demasiadas.

    Cuando va a parar? Cuando leo a chicas más mayores que yo (asumidlo, sois mujeres xD) me da mucho miedo que esto no pare nunca... Nunca? T.T

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Cariño, estamos en primavera y afecta al cuerpo, al animo... tiene nombre pero no se cual es... en unos días se te pasará.

    Espero que estes bien y seguro que tus piernas son mucho más bonitas que las de esa chica, se más objetiva... o intentalo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A veces es difícil encontrar la "fuerza interior" para volver a estar bien ingorando el entorno... el hastío en el trabajo no es nada saludable...
    ¿nos fugamos? Aunque eso sí, yo a la playa no voy, ya sabes.

    Un besazo amor!

    ResponderEliminar
  5. ¿Sabes que cada vez que te leo tengo un pensamiento recurrente?
    "Valla, no estoy loca!"
    Me ocurre lo mismo aveces, gente a mi al rededor preguntando ¿que tienes? y tratando en vano de mimarme incansablemente, sin que se den cuenta de que nos ellos, soy yo, el problema soy yo. Yo y mis inestables estados de animo. Te entiendo, pero lamentablemente no se que decir para ayudar, ni aconsejar, solo se comprender.
    Se pasara, en un tiempo, es lo mas consolador.
    Beso!!

    ResponderEliminar