viernes, 11 de marzo de 2011

Informe Semanal: Mis altibajos diarios

Estoy que no estoy. Tan pronto me siento cansada, triste, no me gusto, me siento gorda, pesada y fea que me animo, me río un montón con los compañeros del curro, me miro al espejo y no me desagrada lo que veo. No me entiendo. Tengo un día de esos en los que ni yo me decido. De lo único que estoy segura es de que a estas alturas de la semana pocas ganas de trabajar me quedan.

Durante la semana he hecho una especie de experimento. Mi experimento ha sido de lo más sencillo y complicado al mismo tiempo. Únicamente se trataba de comer casi-normal. He desayunado mi café, mis cereales, zumo e incluso alguna tostada o queso fresco. He comido dos platos de comida con carne, pescado, verduras, pasta y arroz más postre. He cenado también verdura, pollo, sopa y pescado, ensalada y lo que hubiera ese día sin dejar aparte un plato o cosas por el estilo. Entre horas, algún té, café, queso fresco o yogur. En principio, parece sencillo, nada del otro mundo. Para mí, lograrlo ha sido todo un triunfo. Primero porque cuando como más de lo que yo considero, me suelo descontrolar y como aún más de lo que debiera. Segundo, que cuando como esta cantidad de comida siempre suele terminar en el mismo sitio, no precisamente en mi estómago y, aguantarme las ganas de salir corriendo ha sido todo un triunfo.

El resultado: tengo pesadez de estómago, ardor, me siento pesada y gorda, lógicamente peso más y mi barriga parece la de un bebé que acaba de comer. Así que parece que mi estómago no asimila la comida a la misma velocidad que yo. Creo que aún ahora, que son casi las 4 de la tarde, podría regurgitar algún trozo de la cena de ayer. No soporto sentirme así de pesada. Los pantalones siguen estando flojos allí donde estaban flojos aunque los noto un poco más apretados en la cintura por el inminente tripón lleno de comida que tengo. En fin, experimentos… lo bueno es que llevo una semana sin ‘atracarme’ y sin vomitar. Un descanso para mi organismo.

En mi locura de altibajos del día de hoy, he tenido un momento de ganas de gastar y me he regalado un miniviaje (un fin de semana largo). Así que la semana que viene me marcho a oler el verano, al buen tiempo, a ponerme camisetas de manga corta y a ver si quito este color de muerto por lo menos de la cara. Voy a estar acompañada, así que sigo teniendo pendiente escaparme yo por ahí, pero algo es algo y estoy segura de que voy a disfrutar de ello.

5 comentarios:

  1. Vienes a Canarias??? XD (Vale, ya pasó).

    Igual igual igual, yo lo llamo ser inestable.
    Has jodido tanto a tu cuerpo (con perdón) que no acepta cuotas normales de comida. Haber como explicas eso a los demás... En fin.


    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. un mini viaje??? GENIALLL.. yo tambien tengo ataque de gastar.. pero he comprado un monton de ropa.. y nada me queda bien, GORDA pq me siento tan gorda.. terrible..pero pasala lindoo.. cuidate

    ResponderEliminar
  3. jajjajajaja, tan parecidas.... a veces me asusto!!! yo tb hice ese experimento la semana pasada y justo este finde tb me he ido (aunque con el paraguas a cuestas...) supongo que no podemos pasar de comer cada día nuestras verduritas y poca cosa a comer "normal", debe haber una progresión para que nuestro cuerpo lo asimile, él mío me lo hizo pagar este sábado con una tarde de vómitos (no provocados!!) y cama, así que no sé muy bien qué decirte. Sólo lo mismo que me dijiste tú una vez, toca vivir con nuestras manías y sobrellevarlo lo mejor posible (no lo dijiste con esas palabras pero ahora me salió así)
    Mi find ede relax (el anterior) fue genial!!!!
    Que tengas una feliz semana.
    muaaaaa

    ResponderEliminar
  4. Creo que para llegar a un "nivel de ingesta normal" deberías ir aumentando cantidades poco a poco. Tu estómago debe ser pequeñito, por eso te sientes así.
    Te felicito por tu intento y sobretodo por no vomitarlo.
    Finde fuera. GENIAL. Sientan de maravilla.

    ResponderEliminar
  5. Es normal que después de tanto tiempo en ese círculo vicioso de ayunos-empachos-vomitonas, tu organismo tardé en asimilar el cambio.
    Pero me parece fantástico que hayas sido capaz de tomar una determinación tan valiente y llevarla a cabo como te habías propuesto. Disfruta mucho de tu viaje y recarga todas las pilas recargables.
    Un beso!

    ResponderEliminar