domingo, 21 de noviembre de 2010

Paciencia... todo llega.

Vaya fin de semana... Hasta ahora no he parado. Es domingo, son las 8 de la tarde y acabo de llegar a casa desde las 8 de la mañana que he salido. Tengo una visita y hemos estado haciendo un poco de turismo por aquí y por allá, así que mucho vino, mucho comer, mucho andar y mucha lluvia. El tiempo no ha acompañado. Mucho de todo, así que mi mente está gritando por todo ese mucho. Esta semana toca penitencia...

Tengo una sensación extraña. Es un 'estoy pero no estoy'. Por una parte me siento culpable por todo lo que he comido (lo de beber no lo llevo mal), por otra estoy exhausta, cansada y sólo quiero dormir pero aún así, me siento llena de energía pero a la vez soñolienta. No sé cómo explicarlo...

Últimamente tengo muchísimo trabajo y se me pasan los días bastante rápido. Tengo tantas cosas en la cabeza que ni siquiera siento hambre, así que me molesta comer por comer. Entre semana me he saltado el comedor con los del curro y todo ha ido bien. Los días que me paso, vuelvo a las andadas. Es así. ¿Por qué? Supongo que después de que me haya ido tan bien, os preguntaréis por qué.

Me explico: he encontrado la manera de dejar de hacerme daño. Ha sido más fácil de lo que me imaginaba. Mi método, consiste en haber encontrado una razón para no hacerlo. No se trata de analizar por qué lo hago, qué lo desencadena, analizarlo y, una vez identificado, intentar pararlo antes de que pase. Ni mucho menos. Es mucho más sencillo que todo eso. Con encontrar algo por lo que no quieres hacerlo es suficiente. Porque dejemos de engañarnos: todos sabemos lo que desencadena lo inevitable, peleas, que algo no salgo como hemos planeado, aburrimiento, sentimiento de abandono, no conseguir algo que teníamos en mente, estrés, etc. Muchísimas cosas.

Y creo que por eso es tan difícil. Pero con sólo encontrar una razón para dejarlo es suficiente. Una razón tan fuerte que esté por encima de todo lo demás, que haga que todo lo demás carezca de sentido y lo reduzca a su mínima expresión.

Mi problema ahora es que mi razón desapareció. Voló. Así que esperaré a que vuelva. De momento, intento no hacerme tanto daño como en otras épocas. Y sobrevivo. No me encuentro mal. No estoy desanimada, ni triste, ni nada de eso. Tampoco estoy tan cansada de todo como otras veces. Me dejo llevar y, de momento, esperando a que vuelva mi razón, pongo todo de mi parte para ser paciente.

SÓLO PIDO QUE LOS DEMÁS TAMBIÉN SEAN PACIENTES CONMIGO.

5 comentarios:

  1. Hola preciosa, bueno no parar es bueno, sentir que pasan las horas y que has estado ocupada esta bastante bien, a disfrutar sin pensar más de lo necesario en ciertas cosas.

    Un amigo una vez me dijo, yo tenía un trenecito cuando era pequeño, y un dia no me dejaron jugar con él y le di una patada y se me jodio y no pude jugar más con él. Por eso no sirve de nada que la rabia la pagues con tu cuerpo, aprende la leccion que yo aprendí con 7 años.

    Espero que te sirva.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Nena, el único motivo por el cual salir de ello y no dañarte más has de ser tú... para empezar, sólo tú..
    cuídate mucho,
    un besazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta que pases los findes hiperactivos, mejor eso que estar sola y tirada en casa, ¿no cariño?
    Está muy bien que ya no te hagas daño. En serio.
    Espero que vuelva esa razón o que encuentres otra, en caso contrario.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. A veces dejar de darle vueltas a las cosas y sencillamente encontrar algo que te haga sentir mejor contigo misma es la solución, o parte de ella al menos.
    Si ha ocurrido una vez, ten confianza en que pasará de nuevo.
    Un beso y cuídate mucho!

    ResponderEliminar
  5. Hola Preciosa,
    Con esto de empezar a currar no pude pasarme por aqui hasta hoy.
    No se pq siento paz al leerte, creo que transmites serenidad y eso me gusta, a pesar de que seguimos siendo quienes somos y no dejaremos de ser así de un dia para otro, pero como tu dices: una razon para cambiar siempre ayuda.
    Espero que te quieras mucho!
    besos

    ResponderEliminar