martes, 12 de octubre de 2010

A mi también se me han terminado las vacaciones...

Pues sí. Siempre se acaba... el chocolate y las vacaciones.
Así que aquí estoy de vuelta intentando adaptarme al horario (traigo un jet lag bastante grande).
Mis vacaciones han sido estupendas. Nos ha pasado un poco de todo, así que ha sido una pequeña aventura. Eso sí, como era un destino de playa y olas, el sitio estaba lleno de cuerpos estupendos: tanto chicos como chicas. Ellos, todos definidos, brazos fuertes y tabletas de chocolate por abdominales. Ellas, como sacadas de una revista de biquinis. Así que el sitio estaba lleno de recordatorios de por qué llevar una dieta sana. La verdad es que he comido como una persona normal, he conseguido estar sin vomitar y sin pensar en ello (con 3 días de caída, pero teniendo en cuenta que me he marchado un mes creo que ha sido una gran evolución para mí). Así que ahora me toca seguir así aquí. De momento todo bien y controlado.
No es que me haya encontrado conmigo misma ni nada de eso, sólo que he hecho un poco las paces conmigo y tengo que empezar a quererme un poquito más.