viernes, 13 de agosto de 2010

Mal día

Hoy es uno de esos días en los que te levantas con mal pie, con el pie izquierdo, de mala gana o lo que sea. Es viernes, sí, y eso es lo único que puede animarte un poco. No hay más razón para empezar el día que el hecho de que no te queda más remedio que ir a trabajar. Y es que es uno de esos días en los que te ves fea, gorda, fofa, obesa, ojerosa, con mala cara. No me gusto. Así que mejor no mirarme en el espejo. Pero es inevitable, así que empiezo el día con esa inspección diaria de mis huesillos de la cadera. ¿se notan menos que ayer? ¿por qué? Hagamos memoria... ¿qué hice ayer? ¿qué comí? no tiene sentido, tan sólo desayune normalmente, el resto de comidas no deberían de contar... Me voy a la báscula. Mis sospechas se confirman. He engordado. Para redondear mi mal día, he engordado.
Sí, he vuelto a la rutina de pesarme. Todo por controlarme un poco. Todo porque un día alguien me obligó a subirme de nuevo a la báscula para controlarme y, lo único que ha logrado es que yo vuelva al autocontrol. 500 gr. más. Esos 500 gr de tristeza de más que me llevo conmigo al tajo.

Este fin de semana tengo una quedada con mis amigas. No sé qué ponerme, no tengo ganas de arreglarme. Son fiestas en un pueblo cercano, así que me espera toda una noche de juerga. Y yo sin ninguna gana. Pero hemos quedado para cenar. ¿Por qué tenemos que cenar? Podríamos haber quedado después de cenar, pero no, esto requiere una cena por todo lo alto. Mierda. Menos mal que tengo toda la noche por delante para quemar en caso de exceso.

Resumiendo: Sin ganas, estoy sin ganas de nada...




Esta parte la escribí el martes pero por problémas técnicos no había podido publicarla, así que ahí va:

10 de agosto de 2010.

Este fin de semana me lo he pasado rodeada de gente feliz, con ganas de salir, de hacer cosas. Yo me encontraba en un sitio que no me gusta, que me aburre, en el que sólo se come y se descansa para que cuando te decides a levantarte, volver a comer y volver a descansar con algún que otro café entre medias. ¡Puaj! Aburrimiento, sopor, calor, mucha gente y comida. ¡Puaj!

Pero era un compromiso. Se me dio la oportunidad de quedarme por mi cuenta, pero sopesé las opciones, lo que implicaba quedarme sola, y decidí incorporarme al pack y dejar que hicieran conmigo lo que la gente quería. Un borrego. Eso es lo que he sido este fin de semana. He comido, he vomitado con un miedo atroz a que el pobre váter no pudiera tragarse lo que yo echaba y regurgitase, he cenado, he vuelto a batirme en duelo conmigo misma y, tras haber perdido (o ganado, según se mire), he vuelto a enfrentarme al váter regurgitador que para no estresarlo le he dado la oportunidad de tragárselo todo en cómodos plazos. El váter aguantó y, como puede verse, yo también. Ya pasó. Hasta dentro de un año, ya pasó. Hasta la vista.
Hoy vuelvo a la realidad. Despertador, baño, desayuno, coche, oficina, hacer como que trabajo 8 horas cuando en realidad es 1, comida en el comedor con los compañeros, comida por el desagüe del baño de la oficina todo lo silenciosamente que me es posible (baños comunitarios típicos con paredes de madera de un grosor de 1 cm. y con eco), seguir con mi trabajo, coche, casa, limpiar el desaguisado del fin de semana, un alto para la visita de mamá, café y alguna pasta, aguantar con una sonrisa en los labios y una cháchara amistosa y animada sus miradas desoladoras mientras se muerde la lengua para no decirme lo flaca que le parece que estoy, miradita disimulada, pero que noto, mientras me como una de las pastas que terminará por desaparecer por el desagüe en cuanto se marche (esa pasta no es necesaria en mi organismo), vuelta a la limpieza, preparar cena y comida para mañana, cenar, cena por el desagüe (cené demasiado), un rato de sofá y tele y a dormir. Paz.

Y es que no es más que más de lo mismo.

Más de lo mismo y algo más. Miedo. Miedo y nerviosismo. Me acompañan, están conmigo. De vez en cuando olvido de su presencia pero vuelven. En cuanto dejo de descuidarme vuelven. Sí, cuando dejo de descuidarme y no cuando me descuido. Cuando me descuido y divago y me abstraigo casi logro olvidarme del mundo, de preocupaciones, de quehaceres, de la gente, de mí… de todo.



Dejo de descuidarme, me miro. Estoy distinta, esto antes no era así, me noto extraña, vuelvo a mirar, toco, palpo, ¿y si…? no, no es posible, algún kilo de más, pero… ¿y si…? me muero, miedo, terror, taquicardia, prefiero no pensar en ello, no quiero enfrentarme a la báscula, fuera de mi cabeza, ya pasó, esperaré un tiempo, pero no puedo, espera, puedes esperar. Incertidumbre, dudas, nerviosismo, paranoia. Me muero. ¿Podré aguantar otro día más de incertidumbre, nerviosismo, examen de mí, miedo y paranoia? Respiro, intento tranquilizarme. Puedo esperar, puedo vivir con la incógnita dos semanas. ¿O no? No me decido. Como siempre. Más miedo. Es que esta vez no me atrevo ni a contarlo. Es algo mío. Tan mío que no lo quiero. Me pesa. Taquicardia. Hiperventilo. Necesito algo caliente; un té, verde, con limón, y un chorrito de leche. Gracias. Bebo, me relajo o eso parece. Respiro.
Creo que lo contaré cuando despeje la incógnita. Lo siento.

12 comentarios:

  1. Bonita!
    "Despertador, baño, desayuno, coche, oficina, hacer como que trabajo 8 horas cuando en realidad es 1, comida en el comedor con los compañeros..." Si omitimos el coche esa es mi vida, qué duro es disimular durante 7 horas...

    Intenta disfrutar algo del fin de semana.

    Muchísimos besos!

    Espero que estés bien.

    ResponderEliminar
  2. Dios te leo y me reconozco en tus palabras, al menos en cierta medida. He perdido el control, he perdido de vista quién soy. No sé nada, estoy perdida. ¿Por qué empecé con toda esta mierda? ¿Por qué decidí meterme los dedos por primera vez? ¿Por qué empecé a exigirme ser perfecta? No comas, no bebas, haz deporte, no muestres debilidad. No muestres tus dificultades, tus complejos. No muestres tu lado oculto y vergonzoso. Cometelo todo con patatas, cometelo, es tu vida. Ocúltate de los demás, nunca te expongas, no te apoyes, no dependas. Estás sola.
    Acéptalo. Eres diferente y estás sola.
    Joder ¿en qué puto momento cambiaron tanto mis convicciones? ¿En qué momento empezó a parecerme más importante estar delgada que estar viva? ¿Estar delgada que ser feliz? ¿Estar delgada que estar con la gente? ¿Y ahora qué me queda?
    Pues no lo sé. Solo un puto vacío. Yo, la comida, el váter y los vómitos. Ahora mismo lo único mío es este puto trastorno alimenticio. Estoy podrida.
    Un beso, perdona por usar el comentario para desahogarme en vez de darte ánimos.
    Mañana será otro día.

    ResponderEliminar
  3. Demasiado pesimismo y ninguna intención por cambiar la situación?

    Me he perdido un poco pequeña

    Cuídate mucho

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien estoy sin ganas de absolutamente nada u.u

    Te adoro, lo sabias?

    ResponderEliminar
  5. Ay nena t entieendoo.. Hay dias en los k me siento tan maaaal, tan feaa, gordaa obesaa y demaaaass.. :S siento k nada me keda bieeen k soy el especimen mas feo d este planetaaa y demas :S y para completar sin ganas DE NADAAA nisikiera m dan ganas d saliir d mi cuartoo.. Peroo buehh esos diias los tenemos todas trankila ya pasaraan :/ y pues con lo d tus amigaas ni modooo te tocaraa nenaa, esas son las personas k aunk el mundo se caiga encimaa estaran ahiii y por muy mala onda q esteees tienees k tener un tiempito para compartir con ellas.. ya veras la pasaras bien y te keda una noche entera para kemar esas caloriias.. besoooss liindaa..

    ResponderEliminar
  6. es hora de descuidarseee!! si hay q descuidarse mas.. eso me pasa, cuando no estoy pendiente de nada es mejor.. pq literalmente no presto atencion a nada ni me cuido de nada.. hay que hacerlo.. como dicen x ahi deja q la vida te despeine.. adios preocupaciones, adios mala vibra.. adios a todo eso q nos hace mal.. hay q hacer el esfuerzo y hechar a los demonios a patadas..

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho que no te leía , mi absorbente rutina , monotonía , que tal como lo has descrito , me mantiene ocupada , sin ganas y sin tiempo.
    Te entiendo , me he sentido así y he vivido o más bien vivo así. Ánimo , sé , no , mejor dicho , creo que podemos salir de está , un besote ♥

    ~

    ResponderEliminar
  8. heyy prinss
    mui linndo tu bloggg
    te invito al mio okkk

    xoxo ♥

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa, pasaba a saludarte que hacía mucho que no sabía de ti, he llegado tarde desde que publicaste, así que no tiene sentido decir nada. Solo espero que estes bien y que sonrias una vez al día pero desde el corazón.

    Guapisima millones de Besos.

    ResponderEliminar
  10. La anorexia y la bulimia te pueden matar antes de que estes lo suficientemente delgada como para " sentirte perfecta " . Nadie elige una enfermedad para lograr una meta , menos aun como pretenden ustedes para verse " hermosas " . Cuando han escuchado que un enfermo de cancer diga " amo el cancer de utero que tengo " " sin este cancer no soy nada " suena ilogico no ? asi suenan muchas de ustedes cuando dicen que " ana " o " mia " lo son todo para ustedes .Tanto un enfermo de cancer como ustedes comparten ese estado de enfermedad de no salud . Ningun enfermo esta orgulloso de estarlo ni tampoco lo fomenta en otros .. porque ustedes si ? ... La anorexia es un desorden alimenticio pero tambien psicologico no solo deteriora al grado de la muerte a tu cuerpo sino que altera tu psiquis . Solo alguien desequilibrado mental y emocionalmente puede buscar en una enfermedad la herramienta para estar bonita y mas delgada . Chicas no se dejen engañar por quienes no las quieren ni un poquito, ustedes aconsejarian a alguien que se suicide ? ,yo creo que no . Aconsejar a alguien que deje de comer , que vomite , que mienta a sus padres , para ser " mas delgada " es aconsejarle que se " mate de a poco " , esa persona parece tu amiga pero no le interesas en lo absoluto. Busquen verse mejor si asi lo desean pero existen manera sanas para lograrlo .Ser esqueletos no es sinonimo de belleza ni de perfeccion es sinonimo de alguien muy enfermo .Nadie controla una enfermedad , pensas que si ,por un tiempo , hasta que una noche es la ultima en que te despertas , fallo tu corazon , una insuficiencia respiratoria , por tanto maltratar a tu cuerpo , y si quedas viva puede haber secuelas hormonales , estomacales , en tus riñones , tus dientes . Jesus te ama tal cual eres y es la unica esperanza cuando solas no podemos. SE VIVA , MANTENETE CON VIDA ,.Si no te sientes identificada o no te agrada solo ignora este mensaje. Si queres escribirme soy fernanda podes hacerlo a snandapez@gmail.com

    ResponderEliminar
  11. Mal día, sí.
    parece que estás pasando una mala racha, no? la vuelta a la rutina a mí siempre me desubica un poco, no sé por qué. yo también temo entrar otra vez en un circulo vicioso después de estas dos semanas tan maravillosas que he pasado...
    al menos me he demostrado que puedo ser feliz, o casi, y que aún queda un poco de cordura en mí.
    creo que puedes aplicarte el cuento.
    yo no como nada que por sí solo tenga más de 100 calorías. pero como más de 100 calorías por comida. intenta ir ganando algunas batallitas pequeñas y también serás capaz. come poco, pero por favor, no dejes que todo lo que entre acabe en el retrete. deja de aparentar a los demás que estás perfectamente y que te vean comer una manzana y un yogur y punto. luego que hablen lo que quieran pero si tú te sientes cómoda comiendo sólo eso hazlo, pero no vayas a vomitarlo después.
    espero que te animes, porque te aprecio y no me gusta leerte así.
    gracias por todo.
    un beso.

    ResponderEliminar