domingo, 1 de agosto de 2010

Desubicada

No sé por qué cuando estoy entre mis amigas me siento inferior. Puede que inferior no sea la palabra que estoy buscando para descrbir cómo me siento realmente, así que voy a intentar poneros en situacón para que os podáis hacer una idea.

Imaginad un grupo de chicas a finales de la veintena; 4 chicas de un rubio californiano, con sus pieles doradas, vestidas a la última moda neo-hippie con alguna trenza que asoma entre esas mechitas doradas estratégicamente colocadas, delgadas, alguna, según gustos, excesivamente delgada (no en mi opinión, claro está), las demás delgadas, estilizadas pero nada exagerado. Al más puro estilo Jennifer Aniston. Están de pìe en una barra de verano puesta en alguna terraza de algún bar. Charlan animadamente, se rien, cuentan anécdotas, historias, comparten experiencias mientras se toman una coca-cola. Light, claro. ¿Lo tenéis? ¿Os habéis hecho ya la imagen en vuestra mente? Ahora colocaros ahí al lado, con ellas, integraos en el corrito que forman, tomando algo e intentando seguir su ritmo, su estado de humor, compartir sonrisas, experiencias... ¿Ya? ¿Cómo os sentís? Decidme, por favor, que no me estoy volviendo loca tan rápidamente como parece...

Pues no sé vosotras, pero yo me siento fuera de lugar. Primero, que no soy rubia y mi piel no es que esté bronceada precisamente; segundo, yo no tengo anécdotas divertidas qu ecompartir, ni ganas de contar mi día de trabajo; tercero, mis ganas de reirme son más bien nulas. Me miro en el cristal de la terraza del bar aunque intento no hacerlo para no ver el panorama al completo que me golpea directamente en los morros. ¡Toma! un pedacito de realidad: yo, que levanto poco más e metro y medio del suelo, con mi pelo moreno, seguramente, recogido en un moño despeinado, con mis eternos vaqueros y camiseta de sport, rodeada de estupendas chicas rubias, bronceadas y atractivas.

Este reflejo me hace regresar al pasado en plan peli de ciencia ficción 'Regreso al pasado' y efrentarme con todos aquellos fantasmas del pasado de los que, sinceramente, no tengo ninguna gana de volver a saber de ellos y, aún así, me persiguen incansablemente. Me veo en los bares y discotecas cuando comenzábamos a salir. Algunas de ellas y yo, porque no siempre hemos salido todas juntas. ¿Me presentas a tu amiga la rubia? Y es que parece que siempre he tenido una cara amigable o algo por el estilo. Una cara que dacía algo así como '¡Ey! Soy la relaciones públicas dle grupo. Yo os introduzco y después desaparezco'. Y así era, porque desaparecía literalmente una vez les había presentado a la rubia en cuestión. Al principio me hacía gracia eso de que vinieran directament edonde mí para que les presentara a una u otra. Poco a poco, eso no me hacía ya tanta gracia, así que me dedicaba a poner cara de pocos amigos (que parecía no tener el efecto deseado porque seguían viniendo) a quienes intentaban acercarse para que les presentara a fulanita o menganita. 'Preséntate tú, IMBECIL'.

Pues esa es la sensación que me invade últimamente cuando me junto con el que hoy en día es mi grupo de amigas. Me siento como cuando tenía 16 años y ningún chico tenía ojos para mí. Tonterías, porque hoy en día estoy felizmente vivendo con el Sr. Poco Tacto al que quiero un montón y me quiere y cuida tanto o más (más de lo que me quiero y me cuido yo seguro). Pero aún así, no puedo dejar de sentirme una mierdecilla al lado de ellas. Y duele.

No hace tanto que quedamos todas para salir una noche a una zona cercana a la playa y comprobé, una vez más, hasta qué punto puede llegar la imbecilidad del ser humano; es decir, del ser humano varón. Todos, repito, todos y cada uno de los grupos de varones que estbaan en el bar no quitaban ojo a mis estupendísimas amigas. Había vuelvo a los 15 años. Juntaban sus cabezas para cuchichear, se daban codazos y abeceaban hacia donde estaban ellas bailando: '¡mira qué culo!', como si lo oyera, como si no pudiera ver la baba que se les caía, como si no notara que sus ojos se habrían desmesuradamente, como si fuera ciega. Ciega e invisible po lo que parece. No tardaron en acercarse e invitarnos, perdón, invitarlas a chupitos, tragos, o lo que se les antojara en el momento. Mientras, yo hacía mis mejores esfuerzos por mantener mis ojos dentro de la cuenca donde normalmente permanecen tranquilitos y me instaba a mantener la dignidad, ya que mi autoestima estaba a tres metros bajo tierra. Esto no está pasando de nuevo, esto es mentira. Fin. Paro. Mus. Tiro comodín. Como prefiráis; elegid la frase que más os guste.

Pero realmeente no paso y lo sabéis, ¿verdad? Porque aunque yo me haya visto estupenda al salir de casa (cosa que suele pasar muy de vez en cuando porque normalmente me veo bastante mal ya antes de slir por la puerta), me afecta de una manera inquietante el cómo veo yo a la gente de mi alrededor. Me preocupa tanto no adaptarme, no poder integrarmedentro de un grupo, de un puesto de trabajo, de una nueva oficina, de un nuevo grupo de gente. Me preocupa tanto llamar la atención por el simple hecho de, por ejemplo, vestir diferente. Y es que realmente no me gusta llamar la atención. Es decir, me gusta que se fijen en mí, pero no porque vaya llamando la atención con un look digno de Lady Gaga. Está claro que si me visto con un vestido que tapa poco de mi anatomía dejando poco para la imaginación y me `planto un pelucón amarillo, muy desapercibida no voy a pasar y, seguro, se fijarían en mí. Pero no quiero eso. Tampoco quiero pasar totalmente desapercibida y que nadie se de cuenta de que estoy ahí al lado. No quiero sentir que para que alguien se de cuenta de qe estoy ahí me tengo que subir en una mesa y gritar ESTOY AQUÍ. No quiero ser invisible. Quiero ser ese ente, esa presencia que está presente, que es presente, notable y, porqué no, sobresliente. Quiero ser un algo necesario porque cuando falto se nota un algo falta, un esto no es completo. Quiero que se me eche de menos. No tengo muy claro el porqué pero eso es lo que quiero. Eso sí lo tengo claro.

Hay veces en las que me preparo con verdaderas ganas de estar deslumbrante, con un pensamiento de 'hoy rompo', a ver si de una vez por todas logro hacer un poco de sombra a alguna de ellas, pero ess días está nublado y esos días no hay sombra que asome por ningún lado.

6 comentarios:

  1. Me identifico en tus palabras, yo me siento asi muchas veces, pero soy conciente que es claramente baja autoestima, no porq ellas no sean rubias,lindas y tengan mas ganas de reírse sino por como te ves y hablas de vos misma, y eso hace q nos adelantemos a ponernos en posición de no intentar. Parece que la tuviera re clara, pero no, yo soy peor, porq directamente me alejo de mis pocos amigos , y ni hablar con los q se quieren acercar ,simplemente para no sentirme incomoda.Es otra cosa a mejorar a parte del peso. Te sigo,espero t pases x mi blog

    ResponderEliminar
  2. faaa te estaba escribiendo y se me borro todo.. aqui voy de nuevo.. esta vez si q no pude imaginarme lo q decias? por que? pq no le envidio nada a las rubias.. no me gustan.. si tuve una epoca adolescente donde me hice mechas rubias no se q pasaba x mi cabeza en ese entonces.. y las pieles doradas.. nop tampoco las envidio.. prefiero estar blanca como el papel.. y tenhir mi pelo del negro mas intenso (pq no tengo el pelo negro) siempre queriendo alterar lo natural en uno mismo.. pero bueno.. a lo q voy es q trata de no darle tanta importancia a como se ven tus amigas, enfocate en lo q te gusta a ti, y llevar bien puesto con lo q tu te sientas comoda.. aparte no vale la pena darle tanta bola al resto de la gente y los alrededores.. tal vez yo tengo una actitud muy anti parabolica.. pero me pregunto a quien mierda le importa?? a nadie.. no me preocupo de lo q piensen, si notan mi aucensia.. si me miran o no.. todo lo contrario mientras mas desapercibida pueda pasar mejor!!!es ironico pero cuando mas tienes tu cabeza en otro lado, cuando mas aislada estas mas te ven... estoy callada.. no hago nada, ni pienso en si me miran o no, y creo q eso le llama la atencion a la gente, no necesariamente en el buen sentido.. terminan pensando q te pasa algo.. pero en fin.. mi punto es el siguiente mientras mas quieras, desees y trates de dejar tu huella menos va a llegar.. las cosas llegan cuando menos esperamos, no tienes q preocuparte tanto.. cuando vamos en busca de algo parecemos no conseguirlo.. hay q dejar q todo fluya... un beso cuidateee y imaginate lo q debe sobre salir una chica de pelo oscuro en medio de tanta rubial... eres unica!

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo a un 100& se lo quees estar rodeada de puro gente bonita, hermosa que se rie que cuenta lo bien que se la pasaron la noche anteiore, cuantos niños las invitaron a bailar y yo nada mi mente se encuentra en blanco y no dejo de sentirme miserable, porq no ser como ellas ... :( pero bueno nena espero estes un poco mejor saludos!

    ResponderEliminar
  4. No será mucho consuelo pero yo te he echado de menos, estos meses que no has dado ni una línea de existencia.

    En la situación que has dicho (que no eres la única en experimentar) no es como si estuvieras desenfocada? Todo es correcto salvo una misma.
    Estar en una frecuencia diferente, por eso todo parece llevar un ritmo distinto y parece imposible acoplarse.

    Solo podemos seguir observando, viendo como a ese animal llamado "hombre" se le van los ojos y casi las manos estando a metros de distancia de una falda corta y de un escote.

    Al menos tienes a tu Sr. Poco Tacto, hay quien no tenemos ni eso pequeña.

    Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  5. Tu problema es no entender que tu eres especial, que por muy guapas que sean tus amigas, ellas son iguales y tu distinta, y quien no lo sepa ver pues que no lo vea realmente quien se lo pierde son ellos. Te bajas la moral a ti misma y seguro que tu tambien eres guapa, solo que idealizas a los demás y no te das cuenta que no terminas de integrarte porque tus propios miedos no te dejan. Eres una chica muy especial con fuertes valores, y estoy segura de que la gente que te conoce sabe lo necesaria q eres para sus vidas porque ellos te echan de menos y simplemente deberias ser mas segura de ti misma porque así tambien daras mucho mas de ti. No sufras por los ignorantes que hacen como que no existes, ellos se merecen que tu hagas lo mismo, fijate en la gente que realmente merece la pena. Suerte.

    ResponderEliminar
  6. Hola preciosa, he leído todo, lo he releído,en gran parte es como si fuera mío.. muchas veces me he sentido como tú. Pero bueno, no voy a ponerte a escribir mi caso, no más dramas ni hablar tristemente de un caso o de otro..
    te escribo para decirte que tú, sólo tú eres especial, y tienes algo especial q ellas no tienen. no mires el físico, q tus amigas son rubias de bote a las q los tíos solo miran para echar un p..? en fin, peor para ellas.. seguro q tienen tb sus cosas, aunq no lo creas. A mí no me gustaría ser así, ser como el juguete al q todos los tíos miran. odio la superficialidad.. un culo, un cuerpazo.. ja! no lo soporto.

    Y vuelvo a decirte, eres especial en tu grupo. Tienes cosas q aportar a las personas q ellas no. Has vivido cosas q ellas no.. x lo q seguro eres más madura q la mayoría de ellas..
    Por lo q respecto al físico te diría q no lo des vueltas, seguro q eres monísima y vistes genial, no tienes xq ir destacando como ellas si no eres así.

    y en cuanto a lo de no encajar.. de nuevo decirte q te comprendo y q pienso q es porque no estamos agusto con nosotras, empezando por el físico, y siguiendo las miles de malas experiencias ya sean rechazo, falta de atención, etc etc q llevamos a nuestras espaldas. Yo por ejemplo siempre voy pensando, siempre, en que vaya donde vaya no me aceptan, como q doy por hecho q las personas no quieren q esté allí.. no se, supongo q es por eso, x lo q llevo vivido.
    Será lo mismo, te sientes así, porque en alguna u otra situación te has sentido así, y es como si lo volvieras a repetir y ya de por sí vas mal.

    jaja joer nena menudo coñazo te estoy dando. solo quería hacerte ver q no te sientas así xq tus amigas sean como maniquíes.. quién quiere un maniquí en su vida? yo no.. desde luego
    pero eso sí.. la autoestima tiene q ir en aumento..

    un fuerte abrazo corazon, sigo aquí, aunq ya no escriba en el blog me importas y sabes q siempre puedes escribirme.
    cuídate =)

    ResponderEliminar