domingo, 25 de julio de 2010

Mil y un cambios para volver a empezar

Intentaré resumir lo que ha pasado en este tiempo que he estado 'ausente' lo más brevemente posible.
La verdad es que decidí tomarme un tiempo para mí y ver si podía y si era capaz de reencauzar mi vida o, por lo menos, empezar a vivirla como mía en lugar de dejarme llevar. Empecé por dejar el trabajo, pero me salió el tiro por la culata por diferentes problemas dentro de la nueva empresa y pedí el finiquito. A esas alturas yo ya estaba más que asqueada de todo (otra vez) y decidí que lo mejor sería quedarme en el paro una temporada y volver a buscar trabajo después del verano. Pues esto tampoco salió como yo esperaba... Una llamada volvió a truncar mis planes. La llamada era de una empresa que se había interesado por mi currículum a través de vete a saber qué otra empresa y se había decidido a llamarme y ofrecerme un puesto de trabajo. Como las cosas no están para tirar cohetes en el asunto laboral por aquí, no pude rechazar la oportunidad así como así y acepté la oferta que me hicieron. Así que estoy currando de nuevo. En este aspecto, no puedo quejarme. De momento estoy agusto en el puesto y aunque no tengo jornada intensiva, no lo llevo del todo mal.

En cuanto a todo lo demás, tengo mis días. Intenté comer como una persona normal pero, sinceramente, no puedo. Cuando me propongo que no voy a vomitar más, que no me voy a dar atracones, restrinjo la comida hasta tal punto que se nota. Cuando digo que se nota, digo que como todos los días rodeada de gente del trabajo. Ya no hay manera de 'escaquearme' como hacía antes. Así que me preparo un plato de verdura todos los días y algo de fruta y eso es lo que como.

No tengo tiempo de ir a la playa, así que hasta ahora todo había ido bien. Digo hasta ahora porque ayer estuve en la playa y, casuaidad, allí apareció mi madre. Yo estaba sentada en la toalla, así que la saludé desde el suelo rogando para que no me hiciera levantarme para ir a saludarla y que pasara de largo habiéndome saludado con la mano. Mal, esto también salió mal. Mi madre se paró, así que me tuve que levantar a darle un beso. Me levanté. Chequeo de arriba a abajo. ¿Me doy una vuelta también? Mierda, le ha cambiado la cara. 'Estás que da aso verte'. Gracias mamá, yo también me alegro de verte. 'Que no mamá, que no estoy como el año pasado, ¿ves?' le decía yo mientras me tocaba la barriga. 'Mentira, estás flaquísima, pareces las gemelas esas anorexicas de Inglaterra que termnaron por morirse de inanición'. Ya, claro, mi madre es la reina del melodrama. 'Vale mamá pero no estoy como el año pasado'. 'Tu padre se va a llevar un disgusto... justo como yo'. ¡Esto! ahora lo que me faltaba ¡hazme sentir culpable por favor que con sentirme mierda no tengo suficiente!

Total, la di un beso y se marchó. Mi día de playa arruinado. A la mierda con todo. Solo tenía ganas de llorar y de irme a vomitar al baño (y eso que todavía no había comido siquiera). Porque cada vez que me pasa algo así, lo único que me apetece es irme por el retrete. Sí, irme. Yo, tirarme al inodoro y tirar de la cadena, a ver si así desaparezco para siempre. Y, en serio os digo que no estoy como el año pasado. Hace exactamente un año, yo pesaba 42,500 kg y ahora paso los 46 (dependiendo del día). Pues si sigo dando asco, prefiero dar asco con 43 que con 46... Muchas veces eso es lo que pasa por m cabeza.

Así que como véis, sigo estando tan desquiciada como antes. Creo que eso es lo que soy: una desquiciada que termina por hacer daño a todo el que la rodea. En fin...

Gracias por haber estado ahí todo este tiempo. Voy a ver si vuelvo a escribir más de cotinuo porque esto me hace bien, me desahogo y, por lo menos, tengo un poco más de ganas de hacer algo y no sentirme juzgada por lo que soy. Tengo cosas que contar y necesito que alguien me escuche (o me lea), necesito consejos para poder contrastar dstintos puntos de vista. Así que poco a poco, volveré a poneros al día de los cambios que estoy viviendo. Porque he seguido escribiendo aunque no lo haya hecho 'público'. Ahora necesito hacerlo, os necesito. Yo también prometo 'hacer los deberes' y ponerme al día con vosotras. Espero me volváis a recibir como antes.

Bsines!