lunes, 15 de marzo de 2010

Comilonas y Reflexiones.

He pasado un fin de semana bueno. Como en los viejos tiempos cuando no me preocupaba lo que comía o dejaba de comer. La única diferencia, ha sido que mi cabeza, como es habitual en ella, iba por su cuenta peleando consigo misma. Os resumo para que os podáis hacer una idea:

El viernes cené pizza. Nada del otro mundo; no comí más que nadie (cosa habitual en mí, ya que cuando empiezo normalmente no soy capaz de parar) y conseguí mantenerme a raya (dentro de lo que cabe, ya que cenar pizza no es un buen ejemplo de mantenerse a raya). Así que un viernes noche normal de 3Ps: pizza, peli y polvo (no necesariamente en ese orden... jajaja). (Nota: esto de las 3P lo leí en un post de Ligerana y me encantó!! así que me lo he agenciado. jejeje).

El sábado me levanté temprano, desayuné bien (café con tostadas) y después quedé con unas amigas para comer. Entre tanto dentro de mi cabeza empezaba a despertar esa vocecita que, poco a poco, se fue convirtiendo en vozarrón y me recordaba a cada instante que estaba comiendo demasiado, que iba a volver a engordar, que estaba horrorosa, etc. Comí como una persona normal (como cualquiera de mis amigas), fui de compras de ropa y cositas para casa y cené. Sí, también cené: muslos de pollo a la plancha. Otro día de comida normal. Después de cenar, la voz de mi cabeza había vuelto con renovadas fuerzas para recordarme todo lo que había engullido durante el día. Aún así, prueba superada: no vomité.

Domingo. Vuelvo a madrugar, desayuno pan y
cereales. Se reanuda mi lucha interior, así que salgo de casa. Es mejor que me vaya a la calle. Visito a una amiga, paso la mañana y al mediodía... comida familiar. Sigo luchando. Como normal e incluso me paso un poco con el postre. El Sr. PocoTacto me mira. Sabe que me pierde el dulce y él también es Don. Comida Sana, así que le parece mal que coma mucho dulce. Dejo el dulce sin terminarme lo del plato. ¡Yuhuuu! ¡¡¡nuevo reto conseguido!!! ¿Hace cuánto que no conseguías dejar pastelitos en un plato que te plantan delante de las narices? En estos momentos, aunque haya conseguido no seguir deborando pastelitos, mi voz interior me está gritando a viva voz. ¡GORDA! ¡GORDA! ¡GORDA!

De camino a casa reflexiono. No ha ido mal. Llevo todo el fin de semana sin vomitar cosa que, para mí, es un gran logro. Me he pasado comiendo. Corrijo: yo pienso que me he pasado comiendo. Tengo que ponerme las pilas, así que decido no volver a probar bocado en lo que queda de día (excepto algún yogur desnatado). No me cuesta en absoluto. Dentro de mi estómago están nadando los langostinos, la ensalada, el pescado y los pastelitos que he comido. Digestión pesada, pesadísima. A las
diez de la noche sigo llena como una boa. Decido comerme un yogur activia que dicen que es bueno para hacer la digestión. Me tomo un almax y una hora después a la cama que hoy había que madrugar.

Me he propuesto v
olver a bajar peso. Sigo sin saber lo que peso, pero no me hace falta para saber que sobrepaso los 45. Sé que no puedo estar en menos de 44 cuando llegue el verano y mi madre me vea en la playa porque me querría llevar a terapia de nuevo y, sinceramente, no me apetece una mierda volver al psiquiatra. No tengo ganas. Así que si me mantengo en los 44 - 45 para cuando empiece a ir a la playa, puedo incluso bajar en mayo a mis preciados 42.

Necesito volver a ponerme a prueba. Necesito volver a sentirme bien conmigo misma. Necesito volver a verme bien con zapatillas, sin tacones
que ayuden a afinar la figura. Necesito volver a meterme esos vaqueros que ahora no soy capaz de abrochar. Y necesito todo vuestro ánimo para conseguirlo, porque siento que sola no puedo; necesito alguien en quien poder apoyarme. Y, por último, necesito conseguirlo sin volver a mis atracones.

12 comentarios:

  1. Aunque te aprezca raro y tal vez creas que no lo mereces, déjame felicitarte. Vale, has comido "mucho" (vamos, normal, pero para ti es mucho), pero te has controlado: ni atracones ni vómito. Eso es mucho más valioso que haber logrado pasar el finde comiendo poco y, a la larga, va a ser mucho más beneficioso tanto para tu salud física y mental como para conseguir tu objetivo de perder peso. Para mí lo más difícil es no perder el control, tras haber comido "de más" una vez, suelo pensar que el daño ya está hecho y me siento tan mal que me pego el atracón. Eso es lo peor que nos podemos hacer y, mira, tú este finde lo has evitado y eso me alegra. ;)

    Estoy segura de que vas a poder adelgazar sin volver a los atracones, solo tienes que ver lo bien que te has controlado este finde, ¡y eso que era difícil!

    Por cierto, te acabo de nominar a un meme. ;)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por no haber vomitado. Creo que la ausencia de vómito y atracones gana a comer como una persona normal.
    Si no te das la licencia de comer de vez en cuando lo que te gusta de verdad y darte algún capricho, creo que crece la ansiedad y los atracones. Todas las ganas de comer cosas poco sanas se condensan en tu interior y te hacen explotar. Luego viene la culpa y la purgación.
    Yo me he propuesto hacer cualquier cosa para evitar los atracones, salir a la calle, ponerme música y bailar, echarme un rato a dormir si tengo tiempo...pero vuelvo a caer.
    No sé si objetivamente es peor tener dos kilos de más o meterme los dedos en la garganta después de engullir la comida sin apenas disfrutarla.
    Espero que sigas fuerte y adelante con tu vida, y que puedas dejar atrás la etiqueta de la bulimia.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Personalmente... no creo que sea un buen momento para ponerse a adelgazar. No crees que es tensar demasiado la cuerda? Entre dejar de vomitar y adelgazar... no sé, paranoias xD
    Por cierto, odio el almax, me da dolor de cabeza! (?)

    ResponderEliminar
  4. Hola prin!! creo que deberías ir haciendolo pasito a pasito, al fin y al cabo tienes tiempo, primero acostumbrate a hacer 5 comidas sanas a lo largo del día, si ves que es mucho comienza por tres, pero que sean sanas y poco a poco le metes dos tentespies, uno a media mañana y otro a media tarde, aunque sea un trozo de zanahoria o algo así, puedes comerlo tranquila, no engordarás por ello, y dentro de un par de meses, cuando hayas logrado estabilizarte así, pues te pones a bajar de peso manteniendo tu rutina sana, ya verás que lo consigues, tienes todo mi apoyo, pero creo que primero deberias de terminar de acostumbrar al cuerpo a que ya no habrá más atracones ni más vomitar ^_^

    Mil besos, me alegro que controles.

    ResponderEliminar
  5. Todo un señor logro digno de admirar e imitar. No vomitar, no vomitar... pequeña es estupendo que hayas mantenido a la raya los malos hábitos. ¡eres toda una campeona!

    Avisa cuando comiences "duramente" a ponerte a prueba, necesito disciplina y quizás en compañía logre lo que tanto ansio: control, y como tu sentirme bien conmigo misma.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  6. Hola nena!!!
    Yo estoy convencida de que lo lograrás, vamos que si lo logras!!! y tb sin atracones ni vomiteras, todo es cuestion de cabeza y me parece que la tuya ya hace su trabajo de "donde vas con todo eso?? come menos!!" asi que cuerpo y mente deben ir juntos. Yo te recomiendo comer las 3 comidas esenciales y algun cafecillo por ahi si da hambre, pero en plan ligero, solo un plato y cuantos menos fritos y pan mejor, seguro que asi iras bajando y mantendras las ganas de atracarte a un lado, ah! y lo mejor esk seguramente bajaras poco a poco y no lo notaran tanto, pq sera progresivo y ademas veran que comes (eso ha sido mi gran aliado). ESpero que te sirva ;)
    Yo sigo teniendo los viernes como la noche de las 3P!!! por mucho que la pizza me cueste, pero reconozco que no como mucho y esta buenisima!!!!!
    besos

    ResponderEliminar
  7. Lo has descrito muy bien: es una lucha continua. cada segundo estás pensando, recordando calorías, buscando como compensar lo que has comido...; Te apoyo en todo, por supuesto. Necesitamos vernos bien, y a veces es preferible pesar un poco menos de lo saludable a tener esa voz en la cabeza machacándonos todo el rato. Lo conseguiremos.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Nenaa! me alegra mucho leer esta entrada tuya! Este tipo de entrada es del que te gusta a tí no? Una entrada positiva, me alegra mucho saber que te controlaste a pesar de "haber comido mucho"? segura? sabes q la cabeza nos engaña.. y aún así qué?? por un día o dos que te pasaras no pasa nada, se compensa un poco los días siguientes y ya está.
    no te martirices con el ver los números bajar.. lo más importante es seguir con el control y sin los vómitos, el resto, ya verás como sin quererlo te llega.
    sigue así neni!

    ResponderEliminar
  9. hola princesa espero q te vaya super bien y logres tus metas¡¡¡ cuidate muñeca besos princess xever¡¡¡ muakk

    ResponderEliminar
  10. http://reno614.blogspot.com/ visit mee

    ResponderEliminar
  11. Que bueno que no hayas vomitado y hayas tenido una comida "normal". Eso de la digestión me parece que es por lo que nuestro cuerpo se acostumbra a comer poco. Lo que antes era normal, ahora es muchisimo, y lo que era poco ahora es normal. En consecuencia, cuando como bien alguna comida, no como mas en el resto del día, porque me pasa lo que a vos. Me siento atascada hasta la descompostura y la panza se me infla como si tuviera 4 meses de embarazo, porque? Por 4 porciones de tarta! Eso que antes comía muchisimo mas y es mas o menos lo que come alguien "normal". Bueno, 4 porciones chiquitas, normales del tamaño de una de pizza pequeña. Pero eso será mi comida por el día porque mi estómago no puede digerirlas correctamente.

    Ese señor poco tacto no me cayo bien nunca, jaja. Tengo que reconocer que me idiotiza cuando te mira mal por comer o algo así cuando estas flaquita flaquita para la altura que tienes. Conmigo entonces se desmayaría del espanto! jaja.

    Te adoro linda :)

    ResponderEliminar
  12. Me alegro muchísimo de que no hayas vomitado, de que hayas podido comer normal. Es un gran avance.

    Creo que deberías tomártelo con calma, comiendo sano, pero aquí me tienes, te apoyaré siempre que no te hagas daño, ya me entiendes.

    ResponderEliminar