miércoles, 31 de marzo de 2010

Todo o Nada


Como siempre. Parece que el mundo conspira contra mí. O a mi favor, según el momento. Pero siempre igual. O tengo la sensación de que todo me sale mal, hasta el punto en el que me planteo mi existencia en plan '¿existo para el resto?' o parece que soy la única persona sobre la faz de la tierra y me desborda la situación. Porque se me llama y se me solicita en todas partes. Todo a la vez. Y así puedo describir lo que me está pasando ahora.

Llevo meses en los que, como bien sabéis, he estado buscando trabajo. He hecho algunas entrevistas. Siempre escalonadas. De tal forma que si en una no veía posibilidades o me descartaban, iba a por la siguiente. Pues me la he pegado. Pero bien gorda, encima. Porque yo, que tenía todo bien planeado, para no agobiarme, para no meterme en una situación embarazosa y que me pudiera producir esa ansiedad que últimamente tenía más bien controlada, estoy de los nervios, histérica, sobrepasada.

Me he despedido del trabajo porque me han ofrecido otro mejor. Hasta ahí todo bien. ¿Dónde está el problema? os estaréis preguntando... Pues el problema es que tengo otra oferta de trabajo pendiente que me interesaría más que la que he aceptado. ¿Por qué no he aceptado esta última si es la que más me interesa? Fácil: todavía no sé si seré yo la elegida para el puesto. Así que como más vale pájaro en mano que ciento volando, de momento, he enganchado al pájaro que más cerca de mí volaba y lo he encerrado en una jaula. Problema: ¿y si me llaman del otro trabajo? ¿con qué cara les digo yo a mi nueva empresa en la que llevaría 2 días trabajando que me marcho? ni siquiera sé si es legal.

¿Alguna sabe sobre derecho laboral? En serio, porque necesito asesoramiento... En principio creo que es totalmente posible rescindir un contrato recién firmado (más cuando según el contrato una tiene 6 meses de periodo de prueba).

La situación es de lo más incómoda y, seguro, que esta gente que me ha contratado se pillan un mosqueo increible (comprensible por otra parte). Pero creo que ha llegado el momento en no preocuparme por los demás. No en este aspecto. No con gente 'desconocida' al menos. Porque en este aspecto de mi vida PRIMERO YO, DESPUÉS YO, Y SI SOBRA ALGO PARA MÍ.


Así que como podéis comprobar, al final ¡HE PODIDO! Tal vez 'he podido' demasiado y ahora sufro las consecuencias. Me preocupo, me estreso y me crea un nerviosismo incontrolable. No lo puedo evitar. Con las consecuentes ganas de comerme el mundo (literalmente) y vomitar las entrañas después, sólo por el hecho de que eso me deja tan hecha polvo que durante unos minutos consigo no pensar en nada y, con un poco de suerte, incluso quedarme dormida.

Hasta después de estos días festivos no voy a saber nada, así que intentaré relajarme y no pensar en ello durante estos días (cosa casi imposible). Por lo tanto, la semana del 5 de abril espero recibir noticias de esa oferta que me interesa más que la que he aceptado...

¡Puto trabajo!

martes, 23 de marzo de 2010

2nd. Round

Preparados... listos... ¡ya!

¿T
e acuerdas de todas las metiras que contaste en la entrevista de hace un par de semanas?
Creo que sí
¿Seguro?

Pues aplícate el cuento porque han vuelto a llamar

Claro, no puedo dejar pasar esta oportunidad

Necesitas más dinero del que ganas ahora

¿Y quién no?

Bueno, pero es una oportunidad cojonuda

¡Y voy a por ella!


Pues aquí estoy esperando a que den las dos de la tarde para
ir a una segunda entrevista. La verdad es que no sé lo que no le ha podido quedar claro a quien sería mi futuro jefe; me tuvo una hora contándole todo lo que me preguntó. Pero en fin, si me han vuelto a llamar será que les interesa. Ya se verá. Por lo demás, estoy de lo más desganada.

Me han pesado. Sí, tenía una revisión y me han pesado. Yo ya sabía, era totalmente consciente de que había engordado. Y no me importaba. Bueno, hasta cierto punto, claro. Lo llevaba bastante bien, quiero decir. Ahora me siento morir. Porque es toda una realidad. Con números. ¡Zas! de vuelta a la realidad el puto numerito me abofeteó en toda la cara para devolverme a esta realidad que
me mata poco a poco. Así que hoy estoy un poco más muerta que ayer. Esos números me martillean la cabeza y no me dejan pensar en otra cosa. Tengo mes y medio para perder 5 kilos.

Lo veo totalmente factible.

Para cuando me marche a mi fin de semana en Madrid con mis amigas necesito ver esa cara de envidia en sus caras. ¡Puf! suena mal. Parezco una persona malévola aquí cabilando... En fin, que me da igual. Lo único que necesito es estar tan flaca como mi amiga Ana ese día (ella también viene y no soportaría no caber en su misma talla).
Así que me he planteado un nuevo plan.


Sabéis que llevo bastante sin atracarme y ese es el camino que quiero seguir. Necesito hacer más ejercicio y no cenar tanto. Las comidas, al 'comer' en la oficina las tengo controladas. Así que tengo un plan de verduras y sopas para la cena. Algún pescadito si acaso y poco más. Necesito volver a sentirme bien.


Vale, estos son mis planes, a ver en lo que terminan. Porque
tengo un mini-viaje de Semana Santa por medio que incluye comidas varias y barbacoas a montones. Se trata de volver a mi rutina sana que llevaba hace un par de años porque el año pasado me perdí por el camino. Sería todo un aliciente que consiguiera ese puesto de trabajo. Lo necesito.

Necesito volver a confiar en mí, en que puedo conseguir aquello que me propongo, en saber que sigo sienco capaz. Porque en estos momentos me siento más bien todo lo contrario: incapaz.
Incapaz de tomar las riendas de mi vida. Incapaz de confiar en mí. Incapaz de todo y capaz de nada.



Pero yo puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo, puedo.

martes, 16 de marzo de 2010

Meme de Peony y Pedacito de Hielo. Thanx!


Instrucciones:
* Poner el nombre y link del blog que las nominó:
* Copiar la foto en tu blog
* Responder las preguntas lo más honestamente posible (no corrijas nada!)
* Nominar otros 5 blogs y avisarles

Preguntas:

#1- ¿Qué cosa en el mundo te da más miedo?: No estoy segura de que tenga miedo a nada. Supongo que el miedo al fracaso y ni qué decir de perder a mis seres queridos.
#2- ¿Qué situación es la que evitas a toda costa?: Evito mostrarme. Quedar al descubierto, indefensa. Situaciones en las que lo que pueda suceder no dependa de mí.
#3- ¿Por qué crees que evitas eso?: Porque no soporto que no sea yo la que decida. La idea de que mi vida depende de los demás y no de mí.
#4- ¿Qué estarías dispuesto a hacer para remediarlo?: Normalmente evito esas situaciones. Soy la reina del escaqueo para estas situaciones. De todas formas si son cosas que yo no puedo controlar y no dependen de mí, no estoy segura de que pueda hacer mucho por evitarlas.
#5- Describe en tres palabras cómo te has sentido en las últimas dos semanas: pasota, agobiada, estresada.
#6- Describe en tres palabras cómo te gustaría sentirte mañana: contenta, con ganas de hacer cosas, motivada.
#7- ¿Qué te hace falta para lograr sentirte así?: Algún aliciente que me motive; un nuevo proyecto interesante, que el trabajo me vaya como yo deseo...
#8- ¿Has intentado alguna vez conseguir eso que te hace falta?: Lo busco aunque no siempre encuentro lo que quiero.
#9- ¿Qué es lo que más te molesta de tí mismo?: mi capacidad de mentir y mostrarme como los demás quieren. Aunque he de admitir que es una característica de lo más útil para la vida diaria.
#10- ¿Cómo te describen los demás o crees que te describen?: Rara. Muy suya. Habladora, una relaciones públicas.
#11- ¿Estás de acuerdo con eso y por qué?: Entiendo que piensen eso. No creo que pueda estar o no de acuerdo; si es eso lo que les muestro pues será eso lo que piensen. Me muestro de lo más extrovertida cuando realmente nadie me conoce y no suelto prenda.
#12- ¿Quisieras cambiarlo?: En realidad no. Me sentiría 'en pelotas' si alguien llegara a conocerme a ese nivel.
#13- Menciona dos cosas que quisieras hacer/tener en cinco años:
1-conseguir un puesto de trabajo que me motive en todos los sentidos (economicamente y funcionalmente) 2-conocer mundo. nuevas experiencias, lugares, gente, culturas...
#14- ¿Qué estás haciendo ahora para obtenerlo?: intento promocionar dentro de mi trabajo. viajo todo lo que puedo.
#15- ¿Qué más estás dispuesto a hacer? me iría a vivir al extrangero siempre y cuando viniera mi pareja conmigo.
#16- Cuéntanos brevemente qué llamó tu atención de tus propias respuestas y procura analizarlo a solas :
Me conozco bastante bien por lo que creo que he llegado a un punto que nada de lo que diga o haga me sorprende.

Nominados:
No voy a nominar a nadie. Me parece un meme bastante personal y que a mí me gusta hacer porque es algo que nos da la oportunidad de podernos conocer mejor. Así que cualquiera que quiera dejarnos un poco más de información y que quiera compartir un poco más de sí mismo con los que andamos por aquí que lo haga.


---------------------------------------

Paranoias de ayer

Estoy buscando unos vaqueros super-skinny en los que no parezca un lomo embuchado, por lo tanto, oscuros. Así que ayer me puse manos a la obra y al medio día me fui de tiendas. Resultado: cabreo bastante agudizado por lo que el espejo me hizo ver.

Ayer, definitivamente, no era mi día. Por la mañana, cuando me vestí, noté que mis vaqueros me oprimían (mínimamente, eso sí) en los muslos. ¡Joder! ¡estos vaqueros me han llegado a quedar una talla grandes! Basta. Ahora no puedes hacer nada. Poco a poco volverán a quedar holgaditos. Borrón y cuenta nueva: a desayunar que necesito café por vena.

Así que mi día no comenzó de una manera demasido optimista. Durante el día en el trabajo pienso en los pantalones que quiero comprar. Llega la hora de comer y yo me voy de compras. Primera tienda. Cojo un par de pantalones y al probador. Me quito las botas, miro mi reflejo en el espejo... ¡HORROR! sin mis tacones de 10 cm soy un gnomo, un gnomo gordo. Paso. Me quito los pantalones. Me vuelvo a mirar en el espejo. Puto espejo. Estoy rodeada. Veo chichas. Carnes fofas. Me veo gorda. ¿Me veo gorda? Me desdoblo: no puedo estar gorda, llevo una 34. Pero tengo chichas y los muslos enormes. Fofa. No tengo otra palabra para describir lo que vi. Me pruebo los pantalones. Me quedan grandes de la parte de la cintura. En las piernas me van bien. Son elásticos y se ajustan. Fuera pantalones. Fofeces de nuevo. Espejos, espejos y más espejos. Me pongo mis pantalones. Vuelve el gnomo. Ponte las botas. Cuanto antes. Ya.

Salgo de la tienda ya sin ganas de volver a probarme nada. Aún así me doy una vuelta por un par de tiendas más a ver si veo algo. Nada. Estoy desanimada y cuando tengo ese estado de ánimo nunca encuentro nada que me guste.

Hoy nuevo intento por encontrar los pantalones. No quiero ni mirarme en los espejos. Por lo menos, mientras esté desnuda lo evitaré.

lunes, 15 de marzo de 2010

Comilonas y Reflexiones.

He pasado un fin de semana bueno. Como en los viejos tiempos cuando no me preocupaba lo que comía o dejaba de comer. La única diferencia, ha sido que mi cabeza, como es habitual en ella, iba por su cuenta peleando consigo misma. Os resumo para que os podáis hacer una idea:

El viernes cené pizza. Nada del otro mundo; no comí más que nadie (cosa habitual en mí, ya que cuando empiezo normalmente no soy capaz de parar) y conseguí mantenerme a raya (dentro de lo que cabe, ya que cenar pizza no es un buen ejemplo de mantenerse a raya). Así que un viernes noche normal de 3Ps: pizza, peli y polvo (no necesariamente en ese orden... jajaja). (Nota: esto de las 3P lo leí en un post de Ligerana y me encantó!! así que me lo he agenciado. jejeje).

El sábado me levanté temprano, desayuné bien (café con tostadas) y después quedé con unas amigas para comer. Entre tanto dentro de mi cabeza empezaba a despertar esa vocecita que, poco a poco, se fue convirtiendo en vozarrón y me recordaba a cada instante que estaba comiendo demasiado, que iba a volver a engordar, que estaba horrorosa, etc. Comí como una persona normal (como cualquiera de mis amigas), fui de compras de ropa y cositas para casa y cené. Sí, también cené: muslos de pollo a la plancha. Otro día de comida normal. Después de cenar, la voz de mi cabeza había vuelto con renovadas fuerzas para recordarme todo lo que había engullido durante el día. Aún así, prueba superada: no vomité.

Domingo. Vuelvo a madrugar, desayuno pan y
cereales. Se reanuda mi lucha interior, así que salgo de casa. Es mejor que me vaya a la calle. Visito a una amiga, paso la mañana y al mediodía... comida familiar. Sigo luchando. Como normal e incluso me paso un poco con el postre. El Sr. PocoTacto me mira. Sabe que me pierde el dulce y él también es Don. Comida Sana, así que le parece mal que coma mucho dulce. Dejo el dulce sin terminarme lo del plato. ¡Yuhuuu! ¡¡¡nuevo reto conseguido!!! ¿Hace cuánto que no conseguías dejar pastelitos en un plato que te plantan delante de las narices? En estos momentos, aunque haya conseguido no seguir deborando pastelitos, mi voz interior me está gritando a viva voz. ¡GORDA! ¡GORDA! ¡GORDA!

De camino a casa reflexiono. No ha ido mal. Llevo todo el fin de semana sin vomitar cosa que, para mí, es un gran logro. Me he pasado comiendo. Corrijo: yo pienso que me he pasado comiendo. Tengo que ponerme las pilas, así que decido no volver a probar bocado en lo que queda de día (excepto algún yogur desnatado). No me cuesta en absoluto. Dentro de mi estómago están nadando los langostinos, la ensalada, el pescado y los pastelitos que he comido. Digestión pesada, pesadísima. A las
diez de la noche sigo llena como una boa. Decido comerme un yogur activia que dicen que es bueno para hacer la digestión. Me tomo un almax y una hora después a la cama que hoy había que madrugar.

Me he propuesto v
olver a bajar peso. Sigo sin saber lo que peso, pero no me hace falta para saber que sobrepaso los 45. Sé que no puedo estar en menos de 44 cuando llegue el verano y mi madre me vea en la playa porque me querría llevar a terapia de nuevo y, sinceramente, no me apetece una mierda volver al psiquiatra. No tengo ganas. Así que si me mantengo en los 44 - 45 para cuando empiece a ir a la playa, puedo incluso bajar en mayo a mis preciados 42.

Necesito volver a ponerme a prueba. Necesito volver a sentirme bien conmigo misma. Necesito volver a verme bien con zapatillas, sin tacones
que ayuden a afinar la figura. Necesito volver a meterme esos vaqueros que ahora no soy capaz de abrochar. Y necesito todo vuestro ánimo para conseguirlo, porque siento que sola no puedo; necesito alguien en quien poder apoyarme. Y, por último, necesito conseguirlo sin volver a mis atracones.

jueves, 11 de marzo de 2010

Mentiras ¿arriesgadas?

Primero, darle las gracias a x_J_x por otorgarme este premio! Así que primero voy a cumplir con mis quéhaceres:
1-. Otorgar el premio a 5 personas:
  • Pedacito de hielo
  • Ana.ayudame
  • Ligerana
  • Veterana (aunque está desaparecida en combate)
  • Ley (para darla la bienvenida!)
2-. Publicar el enlace de la persona que te lo otorgó: x_J_x
3-. Poner las reglas.
4-. Decir 5 cosas que te gustan y 5 que no te gustan en un blog:
Me gusta:
  • que sea personal. por aquí nos pasamos gente de muchos lugares distintos, con creencias, opiniones y pensamientos muy distintos. me gusta que eso se note en cada uno de los blogs.
  • que sea sincero. algunas veces me ha dado la impresión que ni aquí decimos lo que pensamos realmente o que hemos maquillado las cosas para que sonaran de diferente manera. este es uno de los únicos lugares que podemos mostrarnos como somos y como pensamos, aprovechemoslo.
  • que se cuenten experiencias propias. saber la historia de cada una da lugar a que nos entendamos un poquito mejor, no?
  • leer que la gente está logrando lo que quiere. me alegra un montón cuando leo que alguien ha conseguido algo que se había propuesto. leer entradas esperanzadoras y alegres. aunque se que esto no es fácil (qué me váis a contar a mí), no puedo evitar que me guste ver que los demás están contentos.
  • ver fotos! sí, me gusta que la gente suba fotos suyas aunque yo sería incapaz de ello. un poco hipócrita por mi parte... sorry!
No me gusta:
  • ver demasiadas faltas ortográficas. sé que no somos ningún literato importante pero soy demasiado puntillosa con muchas cosas, entre ellas, esta.
  • que haya un bombardeo de glitters, fotos, fondos estrafalarios... me distrae!
  • que tengan música. la verdad es que tampoco me importa pero, normalmente, lo primero que suelo hacer cuando abro un blog que tiene música es apagarla. además suelo tener mi propia música puesta cuando los miro y se me mezcla...
  • las fotos 'trucadas'. ya he dicho que me gusta ver fotos, pero no me gusta que en ellas salga alguien estirada hasta la saciedad y aguantando la respiración con el fin de que se vean y noten más huesos de los que realmente se notarían en una postura normal.
  • no sé qué más poner...
----------------------------------------------------------------
Bueno, ahora mi entrada de hoy...
El título tiene un doble sentido. Me explico.

Muchas veces he explicado que en mi vida real no suelo ser demasiado sincera, que me muestro tal y como la gente quiere y/o se espera que sea y que actúo tal y como se espera de mí. Más de una vez he dicho que aunque soy muy sincera, también soy una experta en no decir toda la verdad y guardarme un montón de cosas para mí. La información es poder. O eso dicen...
He estado haciendo alguna entrevista de trabajo en la que he vuelto a maquillar mi realidad, mi forma de ser, mi forma de hablar y hasta mi forma de vestir. Es increible hasta qué punto puede influir la primera impresión en estas cosas. Ya puedes ser una auténtica máquina para desarrollar las tareas que te corresponderían en dicho puesto de trabajo que como te vean con alguna pinta rara (o que ellos consideran rara) o consideren que tienes una personalidad que, según ellos, no se adecúa perfectamente a lo que esperan de una persona que hace (o haría) bien ese trabajo, te quedas fuera del proceso de selección. Por lo tanto, he llegado a perfeccionar una técnica que consiste en mostrar aquello que los demás quieren. Contesto las típicas preguntas con un toque psicológico como si de un loro se tratara, porque decir 'tengo un trastorno de personalidad bipolar y me dan unos puntazos increibles de vez en cuando' no quedaría bien. Así que mentí como una vellaca. ¿Qué iba a hacer si no?. Bueno ya os iré contando cómo quedan las cosas y el resultado de esas mentiras o verdades a medias que suelto una detrás de otra cada vez con más facilidad y fluidez. No por nada fui capaz de 'engañar' (simplemente no le di toda la información que debería de haberle dado) al mismísimo psiquiatra. Omisión de lo que yo considero demasiado personal como para compartirlo con gente de mi alrededor.

Por lo demás, sigo bastante tranquila y consciente de lo que hago bien y mal con respecto a la comida. De momento mi ansiedad la tengo más o menos controlada, así que no puedo quejarme. Sigo sin pesarme porque sé que caería en depresión si veo un número mayor a 45 aunque sé que es más que probable que esté cerca de los 46. Controlada. Ese es mi estado de ánimo en estos momentos.



miércoles, 3 de marzo de 2010

De vuelta... y media

Primero de todo, saludaros a tod@s los que habéis andado por aquí mientras yo he permanecido bastante ausente. El hecho es que tengo algunos problemillas en el curro y no puedo (o no me dejan) conectarme todo lo que quisiera, así que esa ha sido la razón de mi ausencia.
En estos días he estado leyendo (en diagonal y de pasada, todo sea dicho) algunos de vuestros blogs, pero prometo que me pondré al día en cuanto pueda y os dejaré mis mensajitos.

Por mi parte, decir que estoy bastante tranquila y serena. Tengo mis días malos como todo el mundo, pero en general los estoy a
prendiendo a llevar bastante bien. Estos días no tengo tanta ansiedad. Creo que es porque me he resignado a mi situación actual, impuesta por superiores a los que no puedo o debo llevar la contraria si quiero seguir en esta empresa, y ahora intento verle su lado positivo. Debo admitir que de vez en cuando la situación me sobrepasa y exploto, pero no tan amenudo como antes. Ya no me deprime que me hayan degradado en el trabajo. Estoy aprendiendo cosas nuevas a las que, estoy segura, de que más adelante podré sacar beneficio.

¡Ah! Por supuesto que también me anima que ya tengo mi viajecillo para este año planeado y atado (vamos que ya tengo los billetes de avión). ¡¡¡Me marcho a Indonesia!!! Ya sé que no son las Seychelles pero algo es algo (además ese viaje lo tengo reservado a Liger!) Así que con mi viaje en mente no hay quien pueda conmigo. Todavía me queda un montón para marcharme (voy después del verano) pero no me importa. Porque ya es real, es factible y, eso me motiva.

Por otro lado, estoy llena de proyectos. En mayo me marcho un fin de semana con mis amigas a Madrid. La verdad es que tenemos un fin de semana de lo más ajetreado y no creo que sea posible escaquearme para tomarme algún café con alguna de vosotras (cosa que me habría encantado). Siempre pienso en vosotras cuando me acerco a alguna de vuestras ciudades...

Este fin de s
emana (el pasado) volví a mi más tierna adolescencia. Me pillé tal borrachera que he tenido que reconstruir parte de la noche mediante fotos que me han pasado. ¡Por Dios Hidden! a tu edad pillarte tal mandanga... Bueno, se me fue la mano. En realidad, no creo que se me fuera; mi problema es otro totalmente conocido. Me explico: Una pérdida completa de control. ¡Y es que la que aquí escribe no tiene límite! En lo que se refiere a comer y beber, debo admitir que tengo un problema. Me dan y cojo. Sea lo que sea y esté como esté. Así que a mí me ponían un vaso en la mano y yo, ni corta ni perezosa, tragaba. Y así terminé echando hasta la primera papilla con unas arcadas horrorosas y pidiendo que me dieran algo de comer sólo por el placer de vomitar algo sólido en lugar de la bilis que era lo único que me quedaba en el estómago. Y yo seguía con ganas de vomitar. Vamos, que pasé una de las mejores noches desde hace mucho tiempo hasta que me puse mala-malísima.

'Que me quiten lo bailao'