lunes, 11 de enero de 2010

No sé por donde empezar...


No me salen las palabras. No sé explicar cómo me siento, ni qué es lo que me pasa. De hecho, no sé si me pasa algo porque llevo la vida más monótona del mundo. Nunca me pasa nada. Bueno, pensándolo mejor, es que mi vida me aburre porque este año pasado me pasó de todo (accidente de tráfico incluído).
Puedo decir que hoy es el primer día del resto de mi vida. ¿Por qué? os preguntaréis. Bien, pues porque después de 6 meses sin trabajar de seguido por mi baja por ataques de ansiedad (entre otra cosas que no me diagnosticaros porque callé como una puta) y por mi accidente después. Hoy vuelvo a la vida cotidiana como la conocí hasta julio. Hoy he vuelto a la oficina a las 8 de la mañana como todos los demás borregos trajeados que me acompañan en el tren que me lleva hasta el centro. 9 horas de trabajo. 9 horas delante de esta máquina que me consume la energía. 9 horas de nada. 9 horas perdidas...
Intento cambiar algunas cosas, algunos hábitos. Malos hábitos que han calado tan hondo en mi vida que ya parecen parte de ella. Necesito volver a sentirme yo misma. Necesito volver a recobrar el control.
He estado analizando los momentos que me hacen perderme. Lo he logrado. Cualquier situación que no puedo controlar y que se me escapa de las manos, cualquier situación que me hace enfadar, en cualquier momento en el que me siento sola o abandonada, cuando no sé lo que hacer porque me han dejado sola en casa... Esas situaciones hacen que pierda los nervios y que un vacío se apodere de mí. Eso basta para que me entren unas ganas horrorosas de atiborrarme de dulces. Sí, dulce. Abro todos los armarios de casa en busca de bollos. Cualquier cosa con la que llenarme la boca.
Hace ya tiempo que no me doy ningún atracón, pero en todo momento en el que me siento obligada a cualquier cosa, no puedo desacerme del sentimiento de que me tengo que llenar la boca con lo primero que pille. No lo entiendo; no me entiendo.
Hace unos días vi la película 'Gordos'. La recomiendo. En ella se dan diferentes razones por las que la gente engorda y cada uno las vive de una manera diferente, pero todas ellas reales como la vida misma. Creo que nosotras la podemos analizar desde nuestro punto de vista (siempre tan diferente del de la gente que nos rodea).
Como necesito un poco de disciplina, aunque sea autoimpuesta, me he apuntado a la carrera que organizan Secreta y Rossie. Nunca se me ha dado bien eso de las carreras pero me ha parecido una buena oportunidad para controlarme un poco. Ya no tanto por conseguir puntos o bajar kilos. He llegado a un punto en el que eso no me importa tanto. Hacía más de un mes que no me subía a la báscula y me subí para saber el peso de inicio de la carrera. 46,50. Demasido para mí. Demasiado poco para mi madre. Todo depende del punto de vista desde el que se mire.
De vuelta a la vida normal. De vuelta a la ¿normalidad?.

12 comentarios:

  1. Aupi!
    vida monotona?? desquicio por no tener lo que esperabamos??? BIENVENIDA A MI VIDA!!! ese estado de aburrimiento abate a cualquiera, no tengo la mejor solución, ni siquiera una malilla, simplemente es intentar cambiarlo e intentar adaptarte lo mejor que puedas, pesnar que lo que haces tiene un motivo (dinero seguramente) y que despues aun queda dia para hacer lo que te apetece.
    Suerte con la carrera, a mi no me van mucho, pero respeto por completo y más si es para recuperar hábitos de disciplina. Yo hoy empiezo clases y vuelta a la vida dnd controlaba todo, volvera a ser asi???
    Gracias por la recomendacion del baño de espuma, esta semana cae uno fijo!!!
    PD: Las seychelles aun nos esperan!! ;)
    Muxus

    ResponderEliminar
  2. espero que haber vuelto al trabajo te ayude a volver a tu vida de antes. un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ponle ánimos... Yo también estoy intentando reengancharme a la vida, a MI vida. No quiero ver como se me pasa por delante mientras llro en la esquina del baño, viendo como día a día me consumo... Toca cambiar, toca crecer, toca afrontar y, sobre todo, toca respirar...
    Yo también estoy en la carrera y no porque quiera bajar, sino porque como tu has dicho, me hace falta disciplina seriamente, ya que si por mi subcosciente fuera, ahora estaría en la cocina, atiborrándome con toooodo lo que ha traido mi abuela en la compra. Pero no, un poco de fuerza de voluntad... Como cuesta. Animo y suerte y un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  4. Yo no trabajo, pero dentro de poco comenzaré el instituto de nuevo. El cuarto grado. O noveno, depende de cómo se llame. Volver a estudiar me devuelve a la monotonía de los deberes, la maldita convivencia obligatoria con mis pares... toda la mierda. Pero es mejor éso, ocuparme con los trabajos y los exámenes... que vivirla conmigo en periodos de soledad insoportables en los que no puedo más que llegar a conclusiones absurdas.
    Creo que lo del peso... deberías controlarlo un poquito.

    ResponderEliminar
  5. Corazón espero q lo del trabajo lo vayas llevando algo mejor y q no te sientas tan agobiada. Los cambios siempre son necesarios.. a mí me asustan pero por otro lado los veo obligatorios en la vida. Intenta buscarte algo de vida en esas horas fuera del trabajo.. yo en esos momentos tb lo primero q hago es llevarme lo q sea a la boca. Sea sola o acompañada hay muchas cosas q puedes hacer para meter pequeños cambios.
    Que tal tu primer día de carrera? espero q muyy bien! seguro q controlas y lo más importante, te creas buenos habitos.
    Un abrazo cielo!

    ResponderEliminar
  6. Cada uno tenemos nuestra vía de escape, a unos les da por llorar, a otros por fumar, a otros por comer... A mí me pasa lo mismo que a ti, en cuanto me siento sola o nerviosa (y un sinfín de sentimientos negativos más) me da por comer, es lo primero en lo que pienso. Es fácil decir "contrólate", pero ambas sabemos que en la práctica no es tan simple como no comer, para mí es como reprimirme las ganas de llorar...

    Sin ir más lejos, el otro día estaba cenando con mi madre y me llamó mi tía para decirme que estaban los aeropuertos cerrados y que igual me cancelaban el vuelo... De repente me entró un ansia impresionante, lo único que quería era comerme todo lo que había en la mesa. Áfortunadamente me di cuenta y me paré a tiempo, pero de mala manera... Me puse borde con mi tía, le pasé el teléfono a mi madre y me disculpé aguantándome las lágrimas. Me sentí taaan impotente...

    Ah, gracias por las sugerencias, no sabes la rabia que me da no poder salir a correr (casi ni andar, que ya me he pegado una culada con bolsas de la compra por el suelo incluidas)... Eso sí, ¡la idea de practicar con Omsf pienso llevarla a cabo como que mi nick es Peony! :D

    Besoooos!

    ResponderEliminar
  7. Nena, a esto no se le puede llamar normalidad. ¡Quiero tu peso, desesperadamente!

    Yo soy una linda ballenota. Como sea, qué bueno que entramos a la carrera, con distintas motivaciones pero ahí estamos, perseverantes, para recuperar ese control que creímos que Ana nos daba, cuando lo único que hacía era quitárnoslo lentamente.

    ResponderEliminar
  8. Que familiar me suena eso de la vida monotona... Me siento igual.. Aburrida y totalmente agotada de lo mismo, con un trabajo que me Deja exprimida y sin ganas de nada.. Pero creo q nosotras mismas podemos cambiar eso, es cuestion de levantarse y hacerlo, pero se me hace tan dificil arrancar, encontrar el empuje.. Hasta pienso q nada tiene sentido.. Ojala q en este anho podamos encontrarlo y cambiar todas esas cosas q no nos gustan.. En cuanto a tu peso para mi estas fantastica ;) pero si todo es cuestion de percepcion de cada quien. Cuidate Linda un beso!

    ResponderEliminar
  9. .-*



    Hace poco salí de vacaciones y me sumergí en la monotonía de las vacaciones y en la necesidad de tener algo en mí boca , de tener algo que masticar , de tener que comer. Pero tras analizar la situación me di cuenta de que si mantengo ocupada mi mente de por sí se mantiene fija en cualquier cosa que no sea la comida y me libra de engullirme lo que encuentre cerca , en especial cosas dulces.
    Espero que quizás comenzar un trabajo o una carrera te ayude en vez de perjudicar , y así te mantenga la cabeza ocupada. Además solo tú puedes cambiar la monotonía. Solo depende de ti.

    Saludos
    .

    ResponderEliminar
  10. Odio la rutina cuando se vuelve muy obesiva. Odio pasar los 7 dias de la semana iguales, y mas ahora que estoy estudiando. Necesito salir, gritar, no se, viajar a otra dimension jeje

    Animo linda. Esperemos que todo cambie para bien. Que la normalidad no sea mala y que puedas disfrutar de esto. Espero que no te desesperes y que este tiempo sin trabajar te haya cambiado para mejor.

    Te adoro

    ResponderEliminar
  11. Supongo que en un periodo de vacaciones gigantes, como las mías, de casi tres meses, volver a la monotonía sería fastidioso. Pero y qué! Prefiero vivir en la monotonía a ver el desocupe o el aburrimiento que llega con lágrimas siempre. No trabajo, pero entro a último grado y sé que será duro, pero prefiero verme atascada estudiando que estar de ociosa en mi cama comiendo y durmiendo.
    Ten cuidado con tu peso, no te descontroles con eso.
    Beso ♥

    ResponderEliminar
  12. A mi me pasa parecido aunke a veces, me da por atiborrarme y otras rachas en cambio no pruebo nada de nada en varios dias...
    Animo y fuerza!!!!

    ResponderEliminar