lunes, 28 de septiembre de 2009

Homo homini lupus est

¿Donde está la bondad?
¿Por qué se desea el mal ajeno?

Cada vez estoy más convencida de que, en general (tampoco me quiero poner catastrofista), la gente es PUTA. Sí, así, con mayúsculas y en negrita. No tengo otra forma de expresarme mejor desde aquí. Las matan callando, nadie ayuda por nada. Eso de los actos altruistas deben de estar pasados de moda o algo por el estilo porque cada vez tengo más comprobado que si no se puede sacar beneficio propio de ayudar a alguien se pasa totalmente. Es más, para seguir con el tema y, como bien sabéis algunas, uno de mis insultos más utilizados, diré que CALLAN COMO PUTAS. La verdad es que estoy pensando que no sé de dónde viene esta expresión... puede que la busque en la net a ver si descubro algo...


Resumiendo; me he encontrado que gente que pensaba que era mi amiga me ha traicionado. Bueno no. No, exactamente. No es que me haya traicionado sino que no han hecho nada de nada por ayudar. ¡Ale! ¡Ahí te quedas! ¡Que te den! ¡Arreglarelas como puedas! Con lo cual, una se siente así, traicionada y a sacarse las castañas del fuego una misma que es lo que toca. De aquí puedo salir fortalecida... y escarmentada, claro está.


De esto saco mis propias conclusiones:

  • Nenas, mirad por vuestro beneficio porque nadie de fuera se va a preocupar por él (excepto padres y demás)
  • Voy a ser la más PUTA de todas. De ahora en adelante LAS VOY A MATAR CALLANDO que en boca cerrada no entran moscas. ¡Viva el refranero popular!
  • Yo que nunca deseo el mal de nadie y que soy más tonta que abundio para estas cosas, al final he escarmentado o, por lo menos, lo intento.
  • Sigo convencida de que la Envidia es el mayor de los pecados capitales. Desde luego que es el que más extendido está...

Pues como véis estoy de lo más desilusionada. Menos mal que hoy mi madre me ha dado una alegría diciéndome que parezco un latiguillo y que parece que me fuese a romper. ¿Estaré perdiendo mi peso recuperado? Me niego a pesarme así que no tengo la certeza...

viernes, 25 de septiembre de 2009

Renacimiento

Lo primero es lo primero. Así que antes de dar ninguna explicación, quisiera pediros un perdón muy gordo por haber estado tan sumamente desconectada. No es que me haya olvidado de este rinconcito donde tanto nos apoyamos y tantos consejos nos damos. Ni mucho menos. Cada día os he tenido en mi mente, me he acordado de cada una de esas personitas que tan importantes se han vuelto para mí aunque sea de una manera 'virtual'. Así que mil perdones por haber desaparecido y mil gracias por seguir ahí y haberos preocupado por mi.

Pues realmente debería de haberme incorporado al tajo este lunes y estar ahí al pie del cañón nuevamente. El destino es... no sé ni lo que es. La verdad es que hay veces en las que te pasan cosas que te hacen replantearte toda tu vida. Bien, me explico:

Después de una depresión de caballo y mi cuadro de ansiedad severa, me dispongo después de dos meses y pico a reincorporarme al munco laboral y... oh! sorpresa! accidente de circulación llendo a trabajar el primer día!!! pues no sé cómo tomarmelo... Un coche pierde el control en plena autopista y yo me empotro contra él. Resultado: mi coche hecho una pasa. Yo entera. Puf! menos mal que me dio tiempo a frenar un poquito... y que nadie se empotró contra mí una vez que yo ya me la había pegado...

Será que no era mi hora de reincorporarme al trabajo y que el destino tiene otra cosa reservada para mí.

Así que cual ave fenix, he vuelto a nacer. En todos los sentidos, claro está. Primero, he vuelto; sí, como leeis, he vuelto a las andadas y aunque no tenga internet en casa pienso seguiros más amenudo (ya me las arreglaré para poder dejaros comentarios). Segundo, estoy entera; y pensando lo que podía haber sido, un esguince cervical grave tampoco es para tanto... sigo viva.

VUELVO CON TODAS MIS GANAS. Ganas de saber de todas vosotras, de cómo estáis y cómo lo lleváis.
¡¡¡TENGO GANAS DE MI MUNDO VIRTUAL!!!