miércoles, 6 de mayo de 2009

¡PECADORA!

Lujuria

La lujuria es usualmente considerada, de manera exagerada, como el pecado que incluye pensamientos o deseos obsesivos o excesivos de naturaleza sexual.

¿Quién se atreve a decir que no se ha dejado llevar? Y es que me encanta el sexo, no lo puedo evitar. Claro que si incluimos los pensamientos… ¿quién no se ha fijado en el culo de ese compañero de trabajo que pasa por al lado de tu mesa? Y obsesivos… pues depende del momento. ¿Excesivos? Mientras se puedan controlar ningún problema.



Gula

Actualmente la gula o glotonería se identifica como el consumo excesivo de comida y bebida, aunque en el pasado cualquier forma de exceso podía caer bajo la definición de este pecado. Marcado por el consumo excesivo de manera irracional o innecesaria, la gula también incluye ciertas formas de comportamiento destructivo. De esta manera el abuso de substancias o las borracheras pueden ser vistos como ejemplos de gula.

Y qué os voy a contar de ese que no sepáis. Tan conocido y re-conocido por algunas de nosotras… aquí sí que reside un problema ya que, en este caso, no tengo control. Pero algún día…




Avaricia

La avaricia es, como la lujuria y la gula, un pecado de exceso. Sin embargo, la avaricia, vista por la Iglesia, aplica sólo a la adquisición de riquezas en particular pero va mucho más allá: Avaricia es un término que describe muchos otros ejemplos de pecados. Estos incluyen deslealtad, traición deliberada, especialmente para el beneficio personal, como en el caso de dejarse sobornar.



¡Buf! ¡Lo quiero todo! Y no puedo dejar de ser egoísta en ciertos aspectos. Sido diciendo que todo el mundo busca el beneficio personal. No hay actos altruistas: incluso aquellos que lo parecen, reportan al que lo hace una satisfacción, así que ahí está ese beneficio personal de nuevo.


Pereza


La pereza es el más “metafísico” de los Pecados Capitales. Está referido a la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia en cuanto tal. Es una “tristeza de ánimo” que nos aparta de las obligaciones espirituales o divinas, a causa de los obstáculos y dificultades que en ellas se encuentran.


Y cuantas veces me he querido quedar en la cama, en el sofá, encerrada en casa, dándome un baño sin saber nada de nadie y sin intención alguna de hacer absolutamente NADA.




Ira

La ira puede ser descrita como un sentimiento no ordenado, ni controlado, de odio y enojo. Estos sentimientos se pueden manifestar como una negación vehemente de la verdad, tanto hacia los demás y hacía uno mismo, impaciencia con los procedimientos y el deseo de venganza, generalmente, deseando hacer mal a otros. Incluye también odio e intolerancia.


Tan presente últimamente en mi vida. Estoy irascible. Lo he posteado más de una vez. Siento un arrebato incontrolable de ira ante determinadas personas y acciones comunes. Me enfado, me estreso, me da ansiedad y me pongo violenta. Hasta mientras escribo e imagino situaciones que me atacan los nervios estoy apretando la mandibula…


Envidia

Como la avaricia, la envidia se caracteriza por un deseo insaciable, sin embargo, difieren por dos grandes razones:
Primero, la avaricia está más asociada con bienes materiales, mientras que la envidia puede ser más general; segundo, aquellos que cometen el pecado de la envidia desean algo que alguien más tiene, y que perciben que a ellos les hace falta.


Soy envidiosa, sí. Lo sabéis. No puedo evitar compararme con los demás. Delgadez, fuerza, inteligencia, belleza… me dan envidia tantas cosas. Hay gente que habla de envidia sana. Yo, en cambio, pienso que esa ‘envidia sana’ no existe. Si se siente envidia es eso, envidia, así que no intentemos disfrazarla.
Hay una frase de Quevedo que me encanta: La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come.



Soberbia


En casi todas las listas de pecados, la soberbia es considerada el pecado original, el más serio de los pecados capitales, y de hecho, es también la principal fuente de la que derivan los otros. Es identificado como un deseo por ser más importante o atractivo que los demás, fallando en halagar a los otros.
Genéricamente se define como la sobrevaloración del YO respecto de otros por superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo, situación o bien en alcanzar un estatus elevado y subvalorizar al contexto.


Aunque parezca contradictorio, se puede tener una baja autoestima, creerse una mierda y, a la vez, ser soberbia. Lo soy. No siempre, supongo, pero ahí está ese deseo por ser más importante, atractivo y lo que sea más que los demás.





Pues sí, peco como la que más. ¿Qué le vamos a hacer? De momento no me va mal, así que...


Contaros que ayer me gustó la profesora de Step. El monitor del gimnasio también muy majo... y muy guapo, con buen culo...¡Ejem, ejem! ¡viva la lujuria! qué le vamos a hacer si tenemos ojos... Hoy voy a GAP (a ver si mi culo le gana la batalla a la gravedad) y spinning.

En cuanto a mi estado de ánimo, va mejorando según avanza el día. Me sigo queriendo morir cuando suena el despetador. Luego ya me da igual, ignoro el sueño, me pongo de café hasta las cejas y ¡a seguir con el día!

¡Oh! Esta mañana encontré la pila de la báscula. No me ha dado tiempo esta mañana a ponerla así que para mañana ya sabré lo que indica. Espero no llevarme ninguna desilusión...


6 comentarios:

  1. PEDAZO DE AUTO, con las imágenes y todo, me ha encantado y si, nadie esta libre de pecado, todos de alguna forma hemos cometido alguno d ellos..
    yo me quedo con la lujuria sin desmadrarse mucho ajajaja

    QUE TU DIA SEA PERFECT!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu entrada ;) ahora te conozco más y tb me encantas tu!! sincera 100% jajajaja
    yo tb me fijo en todos los que se pasan por mi lado, soy fiel por convencimiento pero mi cabeza necesita siempre pensar en unos y otros pq si no... k aburrimiento!!!
    Me alegro de que sigas animada y espero que dure, además estoy segura de que la bascula no te decepcionará.
    Besos linda

    ResponderEliminar
  3. jajaja me ha gustado ese sarcasmo del culo y la gravedad jajaja de veras que me he reído ;)
    Espero que se de muy bien en el gym, si la primera impresión ha sido así de buena, seguro que sí; ah, no te me despistes mucho con el monitor! jeje

    Oh mY god! me he dado cuenta de que peco de todo! que mala que soy..

    Un abrAzo cielo!!*

    ResponderEliminar
  4. uuuf al parecer soy una grandisima pecadora! siento todas esas cosas, no todas a la vez, pero si que he pecado al sentir todo eso... ahora me siento un poco mal, no pense que eran tantos, pero bueh que le voy a hacer, que me perdone DIOS la entrada al cielo...

    que bueno que mañana te pesas, no se pero tengo la intriga, espero que si hayas bajado o que por lo menos ni un gramo hayas subido!

    suerte prin, con eso, veras que te va bien...
    me gusto el post de hoy... besos

    ResponderEliminar
  5. Jejeje, muy buen analisis de los pecados. Me da mucha gracia lo de la lujuria...

    Van contra la naturaleza humana, y como todos somos humanos... nos vemos en el infierno, jajajajaja...

    cuidate mcuho! t kiero!

    ResponderEliminar
  6. Ohhhh toda hablan de esas clases de GAP... yo quierooooooooooooo!!! Al perder peso perdí trasero, tiene que haber forma de hacerlo crecer con músculos!

    PS: yo también creo que la envidia sana no existe...

    ResponderEliminar