miércoles, 1 de abril de 2009

Hasta los cojones.




Estoy hasta los cojones de que se hable de mí a la espalda. Ayer me encontré en la calle con dos amigas de mi madre. Primero con una sola y después con las dos juntas. Cuando las ví, una de ellas dijo 'mírala, ahí viene'. Evidentemente hablaban de mí. 'Me dice que estás muy flaca, ¿por qué no comes?'. A mí se me quedó cara de interrogación. Bien, vamos a quitarle hierro al asunto: sonrisilla falsa. '¿Y quién dice que no como?' en este punto es donde me entra la risa y mi mente hace un viajecillo imaginando cualquiera de mis tardes empapuzándome con todo lo que encuentro a mano (si tú supieras lo que como...). 'Ah, no sé, menganita dice que estás flaquísima!'. ¡¿Y a mí qué cojones me importa?! 'Bueno sí, si estoy flaca porque estoy flaca y si engordo porque estoy gorda. El asunto aquí es hablar mal de los demás'. Y puede que sí porque la que había hecho el comentario es una petarda a la que todas las que no sean su hija la parecen feas, gordas, flacas, según se pueda meter contigo. Y así quedó la cosa. ¡Por qué no me dejaran en paz! Y lo que más me preocupa es que fijo que después estuvieron con mi madre y se lo comentaron. Mañana iré a comer a casa de mi madre y la tendré que aguantar el chorreo... En fin.

Me levanto de la cama al sonar el despertador y pienso en la tarde de sofá con la que me voy a homenajear, en que hoy voy a conseguir ser fuerte y no voy a empapuzarme por la tarde, en mi ansiada siesta yo sola en casa. Muchas veces pienso esto y, después, cuando llega la tarde hago cualquier otra cosa. La verdad es que debería de recoger la casa, planchar, poner una lavadora... Ya veré no voy a hacer planes.

Bueno, pues esta mañana en mi ritual diario (levantarme, ir al baño, desnudarme, subir en la báscula) me he llevado una sorpresilla: ¡he bajado de 44! no lo consegúia desde el 10 de marzo, así que por lo menos he empezado el día con una sonrisa...
pd: he subido también las entradas de marzo de 2008.
bsitos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario