martes, 7 de abril de 2009

2008 Diciembre


2008/12/17
Hablan.
Llevo bastante tiempo sin escribir. En este tiempo me han pasado varias anécdotas que creo debería mencionar.
Hacer dos fines de semana mi madre se enfadó conmigo porque me vio , según ella, excesivamente delgada. No lo estoy; estoy parecido a verano. Digo parecido porque aunque peso menos, yo no veo diferencias apreciables a simple vista. Entiendo que alguien que hace tiempo que no me ve me diga algo, pero no los demás. Mi novio empieza a llamarme ‘flaca’ en lugar de ‘gorda’. Ya sé que son apelativos cariñosos pero no deja de hacerme gracia. La gente empieza a hablar. No me dicen a mí nada directamente pero se lo comentan a él. Me lo dijo hace unos días: ‘hay un montón de gente que me ha dicho que estás excesivamente delgada’. ¡¿Y qué cojones les importa a ellos?! ¡¿Por qué no meten las narices en sus asuntos?! Creo que es que llevan una vida tan sumamente aburrida y monótona que no tienen otra cosa que hacer que hablar de los demás e intentar meterse donde no los llaman. No tengo muy claro que pueda hacer algo al respecto. No sé quién se lo ha comentado realmente, aunque yo he sacado mis propias conclusiones e intento adivinar. Sus padres y su abuela fijo, pero a ellos no puedo culparlos porque son una familia de mujeres gordas y que, por lo tanto, ven a las demás más delgadas de lo que realmente están si no es que están redondas. Tienen su percepción cambiada. Borja también le habrá comentado algo. Esto lo supongo más que otra cosa, aunque si no me equivocara, me parecería hipócrita por su parte. Sé que a Borja le gusta Ana, no digo que esté interesado en ella, a lo que me refiero es que le gusta físicamente. Siendo así, no entiendo por qué le parece bien cómo está ella y no cómo estoy yo, cuando sigo abultando bastante más que ella. Además, cuando empezó a salir con Natalia, ella pesaba 46 kilos. No creo que sea el más indicado para decir nada, a no ser que sea para bien. Natalia es otra de las personas que fijo que ha dicho algo (la verdad es que también me lo ha comentado a mí, así que no es de las que ha ido por la espalda a comentárselo a mi novio). Me dijo directamente que tenía que engordar. Envidia. No puedo decir otra cosa. ¿Cómo me dice a mí que tengo que engordar cuando su musa es Victoria Beckham? Por favor, más seriedad. ¡Dejadme en paz! ¡No quiero que me digan nada a no ser que sea algo bueno! No lo aguanto más, nadie piensa en lo que yo quiero. Peso 45 kilos y medio más o menos y no quiero pesar más. Antes de ayer marcó 45.100. No me lo podía creer. En mi mente otro número, otra meta: 43. Pero poco a poco. La gente habla y no quiero que hablen más de lo conveniente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario