lunes, 6 de abril de 2009

04/07/2008. Se nota, se nota.



Ayer estuve contenta. Se me quedó una frase grabada que Mi novio me dijo el día anterior (antes de ayer). Fuimos a Bilbao a comprar un traje, camisa y zapatos para una boda. Aparcamos muy cerquita del Corte Inglés y yo fui a sacar la OTA mientras él esperaba. Cuando volvía, me dijo ‘Te estaba viendo venir y estás excesivamente delgada. Y más cuando te vistes de negro’. No cabía de gozo en mí. Aaaiinnns… cómo explicarlo. Yo le quité hierro al asunto diciéndole que él sabía que no. Por dentro yo estaba dando saltos de alegría.
Después en la cena me pasé un poco porque no me quedó más remedio en casa de los padres de Mi novio, así que no he dormido nada. Siempre me pasa lo mismo. Sé que mi estómago no admite comida por la noche y yo no soy capaz de no comer si me ponen todas esas cosas ricas delante de las narices.
Mi novio está guapísimo con el traje. ¡Parece otro! Jejeje. Y yo estoy contenta. De momento, hoy, no me puedo quejar.Esta tarde, cuando salga de trabajar, tengo que hacer un montón de cosas. A ver qué tal se me da la tarde porque fijo que me dan las 9 de la noche y todavía no he terminado de arreglarme el pelo para mañana. Me estoy empezando a preguntar si no tendría que haber ido a la peluquería aunque sea sólo por comodidad. En fin, ya no hay remedio así que me toca hacérmelo a mí. Pero me va a quedar bien y voy a estar perfecta, preciosa, como una muñeca. Lo quiero, lo necesito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario