jueves, 30 de abril de 2009

Descontrolada


Y es que lo estoy. Mi báscula se ha vuelto loca desde que se le acabaron las pilas. Ahora cuando pongo la pila nueva, en lugar de opner 0.0 pone 1.1 o 1.2. Así que no sé que narices pesa. Hace bastante que no subía a 44 y esta mañana no es que pusiera 44 sino que ponía 45. No me lo creo. No me lo puedo creer.



Y la verdad es que estoy totalmente descontrolada. Con el tema de la comida por una parte. Y por otra me estoy mordiendo hasta el alma (la semana que viene os cuento qué es esto de mordiéndome el alma, pero se podría decir que es una manera de SI).
No estoy consiguiendo nada de lo que me propuse: sigo sin poder parar de comer cada vez que empiezo. El problema es ese, que empiezo. Lo tengo asumido, interiorizado, soy un desastre. Ayer hasta mi madre parecía más contenta porque decía que he engordado algo. ¿cómo? hace una semana pesaba 42.500, es imposible que haya subido cerca de 3 kilos... no, los pantalones skinny no me aprietan como cuando me los compré. Sé que no peso 42 pero 45 tampoco. Voy a tener que invertir en una báscula nueva... pero, ¿qué digo en casa? no quiero que mi novio sepa que me peso todos y cada uno de los días como unas 3 veces. De hecho, él piensa que hace un montón que no me peso... La verdad es que paso bastante tiempo sola en casa, así que él no sabe lo que hago o dejo de hacer cuando estoy yo sola por casa.


El curso se me pasa bastante bien. Puedo acceder a la net de vez en cuando, así que aprovecho para publicar vuestros adorados comentarios. Sí, adorados. Saber que estáis ahí, que me apoyáis y me dáis esos ánimos que tantísima falta me hacen. Siento no poder dejar comentarios estos días... No veo el momento de ponerme la línea de internet en casa. Yo sigo haciendo presión para ponerla...


Hoy se acaba abril. El verano está a la vuelta de la esquina y a mí me da vergüenza que me vean en biquini. A veces porque me da miedo lo que puedan decir porque he adelgazado (ya sabéis que últimamente no me sientan bien los comentarios de la gente de mi alrededor sobre mi peso o mi aspecto) y, otras veces, porque no me gusto y me veo fatal. Me da miedo que empiece a hacer bueno y me tenga que 'destapar'.




Por otra parte, la semana que viene comienza mi nuevo plan de vida. Ya he ido al gimnasio y hoy voy a pagarlo. De momento sólo voy a pagar mayo porque soy un poco especial con el tema de los profesores y como no me gusten pues sé que no voy a ir, así que realmente voy a probar (no voy a ir al gimnasio de siempre porque este año los horarios de las clases me vienen fatal).

Puf! vaya parrafada de cosas totalmente distintas! Sorry, pero es que escribo a todo correr para que no os olvidéis de mí y sepáis que sigo por aquí dandoos todo mi apoyo aunque no pueda escribiros.




miércoles, 29 de abril de 2009

Actualización rápida


Buenos días! hoy y mañana tengo un curso que supuestamente dura todo el día así que no sé cómo voy a estar para actualizar. No sé si tendremos conexión a la net o si tendré posibilidad de hacer 'escapismo' del curso...

De todas formas, sabed que cuando llego a las 7 de la mañana a la ofi, lo primero que hago es visitar vuestros blogs y, aunque no tenga tiempo de dejar comentarios, ¡os sigo!


Mutxisisimas gracias a todas por vuestros comentarios, no os imagináis el bien que me hacen.

Oh! compré la pila. Ahora la llevo en el monedero y he dejado en casa la que está gastada; así mi novio no tiene opción de hacerme subir a la báscula (que antes de ayer tenía toda la intención y logré escapar). La he puesto esta mañana y lo que he visto no me ha gustado un pelo. Ya sabía que el fin de semana me había pasado un huevo, así que he vuelto a engordar 1 kilo. Me parece que mi meta de 42,000 va a tener que esperar otra semanita... ¡¡¡Adios meta lograda de la carrera!!! Lo increible es que no me ha afectado tanto como otras veces. Puede que esta vez me lo esperara. No sé, soy lo más inestable que ha parido madre. Me parece que no le he dado tiempo a mi cuerpo para que se estabilice en los 43 y por eso subo ese kilo con tantísima facilidad. Tiempo al tiempo...


¡Me voy al curso! bsitos a todas.

martes, 28 de abril de 2009

Hoy no soy


Hoy no tengo ganas de nada. Llevo en la oficina desde las 7 de la mañana siendo tan productiva como un cactus. Que no he hecho nada, vaya. No es que esté triste, ni deprimida (no más de lo normal, quiero decir), ni con ansiedad. Simplemente estoy; o mejor dicho, no estoy. Sentada delante de la pantalla del ordenador haciendo como que hago algo. Puedo decir que soy una experta en ‘hacer como que’. Hago como que estoy trabajando cuando realmente estoy escribiendo en el blog o leyendo cosas que no tienen nada que ver con el trabajo; hago como que estoy contenta y feliz cuando realmente ni estoy contenta y, mucho menos, estoy feliz; hago como que soporto a la gente con la que estoy (sólo soportar, porque soy incapaz de hacer como que me caen bien cuando me caen como el culo) cuando realemente estrangularía a más de una porque no las soporto; hago como que como cuando realmente estoy dando la comida a cualquiera que esté en la calle pidiendo o la tiro por el váter; hago como que soy una persona normal cuando no las tengo todas conmigo; hago como que soy fuerte cuando realmente me rompo por dentro y no dejo de llorar. En definitiva, hago como que soy otra persona totalmente diferente porque eso es lo que la gente espera de mí: una persona trabajadora, alegre, fuerte, que persigue sus objetivos y sumamente responsable.


Puede que esté cansada de todo esto y lo único que me apetece es huir. No sé a dónde, pero marcharme. El blog me sirve para evadirme un poco de toda esta ‘realidad’ pintada y construida a imagen y semejanza de las esperanzas de los demás. El resto del día sigo peleando por ser. Únicamente ser porque hoy ni siquiera me apetece eso. No me apetece estar por nadie ni para nadie y, en cambio, tengo un montón de cosas que hacer por la tarde y sé que voy a estar rodeada de gente. Otra vez me tendré que poner la careta de ‘estoy bien’, y la de ‘no me pasa nada’, y la de ‘sí he adelgazado, será el trabajo’, y la de sonrisita de 'me alegro de verte, ¿qué tal?’.


Cambiando de tema.
Mi báscula se ha quedado sin pilas. Como yo (qué casualidades). Lleva marcando Low Battery una semana pero movía un poco la pila y volvía a funcionar. Hasta ayer que decidió morir del todo. ¿Será que el destino se ha vuelto contra mí para que no sepa al final de la carrera si conseguí mis ansiados 42,000 kg.? A ver dónde narices encuentro una pila de las que necesito, porque yo siempre había comprado pilas en el supermercado y de estas no hay (miré ayer). Quedan 3 días de carrera ‘Complejo de Princesa’ de Locana si cuento hoy. Mi puntuación diaria no es muy alta que digamos, pero a mí me vale para lograr mi meta (42) así que puedo decir que mi primera carrera no va del todo mal. En cuanto compre las pilas y me entere si he bajado de los 42,500 de la última vez que me pesé habrá sido todo un éxito, un logro. Pasado mañana saldré de dudas.

lunes, 27 de abril de 2009

Polémica y Despiste de fin de semana

Tengo muchísimas cosas que contar, así que voy a hacerlo en orden cronológico.
El viernes, tan contenta que salí de trabajar, llegué a casa, puse la tele y,
¡oh, sorpresa! En el telediario estaban hablando sobre ED’s a cuenta de una de las chicas del certamen de Miss Australia. Mide 1,80 y pesa 49 kg. Comentaban que ni siquiera llegaba al IMC mínimo (tiene 15,12 y no sé a qué llaman IMC mínimo porque me apuesto el cuello a que pocas de las chicas que había ahí pasaban de 16,5). En fin, nos bombardean con cuerpos esculturales, mujeres estupendas, cremas adelgazantes, anti-celulíticas, pastillitas milagrosas come-grasas, pero luego nos hablan de ED’s. Hipócritas. Os dejo una foto para que juzguéis vosotras mismas. ¡Está flaca pero es guapísima!

Por la noche, cuando llegué a casa, mi novio me preguntó ‘¿qué narices has tirado por el baño? Se te ha olvidado tirar de la cadena…’. ¡Aaaiinnnnssss! Había vomitado antes de salir de casa. El caso es que tengo la manía de pesarme siempre después de haberlo hecho y como esta vez me parecía que no lo había echado todo, antes de tirar de la cadena fui a pesarme por si tenía que seguir. Bueno, pues se me olvidó. Mi mente empezó a idear excusas mil en 1 nanosegundo: ‘Cereales. Me los he puesto para merendar y no me los he terminado’. ¿Se lo habrá creído? De momento no me ha dicho nada, ni ha hecho ningún comentario extraño… ¡Es la primera vez que me pasa algo así! Vaya despiste…
El sábado estuve toda la tarde de compras por Bilbao. Siempre que voy dispuesta a gastarme el sueldo nunca veo nada que me convenza. En fin, terminé con los dos primeros libros de la saga de Crepúsculo debajo del brazo. Por la noche, parrillada. Mientras se hacía la comida y durante la misma, un tema de conversación de lo más interesante (para los demás claro, a mí me turra): mi peso. ¡Dejadme en paz! ¡¡¡¿Cuántas veces tengo que decir que no quiero volver a pesar 50 kilos?!!! Realmente ni siquiera 45 pero ello piensan que peso 45 – 46 más o menos… Al llegar a casa no vomité. Me tomé unos laxantes y listo. A la cama.

El domingo de relax. Tranquilo.

Sigo dándole vueltas a mi despiste del viernes… Creo, espero, que se haya ‘tragado’ lo de los cereales. Realmente aquello parecía cereales deshechos pero de ahí a que se lo crea… Tengo manía de tirar comida por el váter cuando se queda en cacerolas y demás, así que igual va bien. ¡Deseadme suerte!

Un poquito más de mí

· Estatura: 1.60
· Peso: 42.500
· Peso más Bajo: 42.500
· Peso más Alto: 56 o 57 (no podría decirlo con exactitud, me negué a pesarme)
· Cuál es tu peso meta: 40
· ¿Qué ED tienes?: Un mix. Depende de la época. Realmente intento no comer pero últimamente no puedo evitar atracones. ¿Mía restrictiva?
· Cuántas calorías consumes a diario en promedio: Si sólo cuento las que dejo dentro de mi cuerpo, no más de 500
· ¿Recurres a mía en ocasiones? Cuando me veo obligada a comer (véase comidas familiares y demás actos públicos) y siempre que me doy algún atracón.
· ¿Deseas verte como una modelo o alguna actriz? Sí, de ‘mayor’ quiero ser como la Jolie (bueno, no tan de mayor que creo que me saca 4 o 5 años…) ¡jajaja!
· ¿Haces algún deporte, ej. tenis, futbol, volleyball? este año he estado un poco vaga y dejé el gimnasio. También ‘intento’ hacer surf.
· ¿Hay alguien que se ha burlado de tu peso? ¡Jajaja! Tanto para llamarme gorda como flaca…
· ¿Alguna vez has ayunado? ¿Por cuánto tiempo?: Si, aunque normalmente no me salto ninguna comida (aunque sea un café con leche tomo). Nunca más de 2 días a base de café con leche.
· ¿Tomas laxantes para quitar exceso de calorías y comidas de tu cuerpo?: Sí, además tengo que añadir que una es estreñida, así que si no puedo deshacerme con mía de lo que me he visto obligada a comer sin que yo haya querido, de alguna manera tengo que hacer que pase de largo por mi organismo.
· ¿Has sido hospitalizada por un ED?: No
· ¿Has tomado Ipecac (jarabe para inducir el vomito)? No
· ¿Intentaste alguna vez recuperarte de un ED? No, es parte de lo que soy.
· ¿Te ves constantemente gorda aunque otros digan que no lo estás? No gorda, sólo pienso que lo que tengo es mejorable
· ¿Qué parte de tu cuerpo cambiarias? Los muslos. ¡Oh! Me pondría tetas.
· ¿En una escala de 1-10 que tan conforme estas con tu cuerpo? No podría ponerle nota. Depende del día.
· ¿Comparas tu cuerpo con modelos/actrices? Con el de modelos, actrices, amigas, no tan amigas… No lo puedo evitar.
· ¿Crees que comes sanamente? Digamos que sé cuándo como sanamente.
· ¿Te fatigas/cansas constantemente? No, madrugo mucho y suelo tener sueño, nada más.
· ¿Sientes que tienes más energías al comer? No necesariamente. Tengo más energías cuando estoy de buen humor.
· ¿Comes carne? Poca. Soy más de verdura, pasta y legumbres. No me costaría llevar una dieta vegetariana.
· ¿Tienes alguna manía cuando comes? Antes de comer la comida propiamente dicha, suelo tomar algo de un color chillón por si después recurro a mía saber cuándo queda poco o nada en mi estómago. Sigo varios rituales dependiendo de la comida (a las madalenas las hago una especie de autopsia antes de comerlas, los yogures los tengo que revolver y nunca llenar la cuchara sólo mancharla…)
· ¿Alguna vez alguien te dijo que pareces enferma? Sí, el viernes me encontré con un chico que hacía tiempo que no veía y me lo preguntó…
· ¿Has llegado a vomitar sangre? No, pero me ha sangrado la nariz en alguna ocasión.
· ¿Tu pulso cardiaco a estado inferior a los 49 ppm? No. Mi pulsómetro marca 54 en relax total.
· ¿Te has desmayado a causa de no comer? Por esa razón una vez hace ya bastantes años.
· ¿Crees que los medios son los responsables de los desordenes alimenticios? No necesariamente. Claro que tampoco les eximo de culpa que pocas veces nos sacan gente ‘normal’ en sus ‘comunicaciones’.
· ¿Qué opinas de los Pro-Ana? No creo que haya ‘pro-Ana’, simplemente se es o no se es, se respeta o no se respeta.
· ¿Tienes algún otro desorden? Pues si me tengo que fiar de los test que he hecho tendría que decir que sufro de depresión crónica y que tengo bastantes papeletas de ser bipolar.
· ¿Cuál es tu comida favorita? Adoro la pasta (todo tipo de pasta)
· ¿A veces deseas no tener una ED? No me lo he planteado. Es parte de lo que soy.


viernes, 24 de abril de 2009

Hoy me como el mundo

Y no literalmente. Más bien todo lo cotrario, cuando estoy contenta normalmente no tengo ninguna necesidad de comer.



Estoy de viernes, animada y con ganas de salir del tajo (en 45 minutos me largo de aquí), ir a casa y hacer cosas. Tengo un montón que limpiar y recoger pero pienso ponerme la música y mientras canto y bailo (no puedo evitarlo siempre que escucho música me evado). Después a comprarme unas gafas de sol para graduarlas que una es miope.

Además he decidio que ¡vuelvo al gimnasio! mañana por la mañana me paso por allí a que me den los horarios nuevos. Vuelvo a mis clases de Body Combat que tanto me divertían, a las de GAP para ver si seguimos teniendo el culo en su sitio, las de Body Pump que tantas agujetas me dejan y las de Spinning que me hacen volar y olvidarme de todo. Sí, creo que nunca debí dejarlo. Bueno, realmente lo dejé por fuerza mayor porque me salieron unos papilomas en un pié y tardé 4 meses en quemarlos todos, con lo cual, no podía apoyar el pie. Claro que después, he tenido unos huevos cuadrados y no he vuelto. Mal, muy mal hecho. Pero ya está, ¡he vuelto!

Me he comprado un vestido por internet (sí, lo admito, soy adicta a las compras por internet). No he podido resistirme. La verdad es que este año tengo un par de bodas pero podía reciclar vestidos, pero tenía ganas de un vestido rojo y, al verlo lo primero que he pensado ha sido ¡mio!. Supongo que lo tendré que llevar a arreglar pero gracias a dios ¡tengo una modista que es una artista!. Os dejo la foto a ver qué os parece.
Siempre voy de corto porque con mi altura, cuando me he probado un vestido largo me ha parecido que parezco un fantasma... una pena porque me encantan y había uno rojo largo precioso también. En fin, es lo que tiene medir poco más que un ficus enano (como diría Cielo).


Pasadlo bien el fin de semana!!! nos vemos a la vuelta.

jueves, 23 de abril de 2009

¡1 semana de carrera!


Pues ya hemos cumplido 1 semanita entera de carrera. Todavía tengo que bajar 400 gr. para lograr la meta que me propuse. Más que los puntos que hago al día, me guio por esa meta que me puse. El conteo de puntos me ayuda para llevar el control, una especie de diario, de lo que consumo, vomito y hago al día.

Lo que había cogido en Semana Santa ya lo bajé. Parece que 400 gr. es muy poco. Pero es que yo, hasta que no me estabilizo, pueden ser hoy 400 y mañana 800 (además que hoy tengo cena familiar como todos los jueves...). Me está costando horrores. Hay veces en las que me estanco y no voy ni para adelante ni para atrás. Recuerdo lo que me costó llegar a los 46. Iba de los 47 a los 50 con una velocidad espasmódica. Me siento igual que entonces pero con algún kilo menos, claro. Hay que tener en cuenta que casi nunca me salto comidas. Siempre como o bebo algo cuando toca: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Sí, sí, 5 ‘comidas’ al día. La verdad es que en algunas sólo tomo café con leche (soy incapaz de tomarlo solo: no me gusta y me da dolor de cabeza) o un puñadito de cereales con fibra o un té o un par de galletitas de fibra. De todas formas, creo que saltarse una comida corresponde sólo a desayuno, comida y cena. ¿Qué tal vais vosotras?

El sábado pasado me saqué fotos. No las mandé ni nada porque no me gustó lo que vi. Cuando me miro al espejo me veo delgada. Sé que estoy delgada. ¡Pero en las fotos me vi mucho más ‘gorda’! ¿Me engañan los espejos?

¡JAJAJA! Me estoy acordando de los espejos de algunas tiendas que están un poquito inclinados hacia atrás. Como siempre que paso por un espejo, no soy capaz de pasar de largo sin mirarme… ¡aayyy! ¡Si parezco alta y todo! ¡Como Eugenia Silva! (me encanta esta mujer) Claro que a mí me entra la risa. Sé que lo que veo en ese caso no es real. En las tiendas están para vender y tienen pero que muy bien estudiado eso de las luces de los probadores, los espejos y demás ‘efectos especiales’ para que nos veamos estupendas. Pero, ¿y en casa? No entiendo por qué en el espejo de casa me veo bien y en la foto, sacada en ese mismo espejo, no. Mis piernas, me siguen horrorizando mis muslos. La verdad es que siempre he tenido las piernas más gordas de lo que corresponde al resto de mi cuerpo. ‘Mamá, estoy descompensada’ es una frase que en mi casa se ha escuchado muchas veces. Reconozco que están mucho más delgadas que antes (gracias a Dios. O a mí, mejor dicho), pero aún así, en la foto las vi inmensas. Bueno, los muslos. Si cuando termine la carrera me vuelvo a sacar fotos y las veo mejor, puede que las suba una vez que las retoque para borrar mis tatuajes y demás marcas reconocibles (toda precaución es poca y prometo que solo retoco lo dicho *-*). ¡Viva el photoshop!

¡¡¡Tengo que conseguir bajar ese medio-kilo!!!


martes, 21 de abril de 2009

Soledad...

Llevo un rato pululando por vuestros blogs. He pasado por uno que no conocía hasta hoy. Es de una prinz llamada Laura. Se hunde. Está deprimida. Intento dejar comentarios de ánimo pero no tengo claro que yo sea la persona adecuada. Yo también estoy buceando. Tal vez cuando consiga llegar a la superficie...

Me hace pensar en esa soledad que tanto temo: la soledad no buscada. El abandono. Uno. Sólo uno. Solo. Sola. Vacío. Nulo.

Ese sentimiento que me destruye, me hunde más y más y no consigo salir a flote. Intento no pensar mucho en ello, no detenerme en analizar detalles. ¿Por qué paseo sola? ¿Por qué estoy sola en el autobús camino de mi destino? ¿Por qué nadie sabe dónde estoy? ¿Por qué corro sola?




Puedo estar sola, buscar la soledad. Puedo disfrutar de la experiencia e incluso, disfrutar de ella. ¿Por qué no? No estamos siempre acompañados y eso lo entiendo.

La soledad que me invade es distinta porque me siento sola aunque esté acompañada. No formo parte de eso. Excluida. Sí, me siento excluida. No sé si hay nadie que se preocupe tanto por mí como para incluirme en su vida como una necesidad (Aquí no incluyo a mis padres, que son padres y, sabemos se preocupan por nosotras. De vez en cuando incluso demasiado, llegan a agobiar).

Yo necesito, pero no me dan. Vivo en pareja. Me quiere. Quiero pensar que me quiere. Pero, ¿me necesita? No lo tengo tan claro. Independiente, extremadamente independiente. Yo también lo soy, pero necesito y no lo tengo, no lo consigo. Me pierdo y me siento así, perdida, divagando, andando de aquí para allá sin ningún destino, inexistente.


A veces me he llegado a preguntar si soy culpable de este sentimiento. Sinceramente, no lo sé. Busco gente, amigos, compañeros. Los encuentro. Están pero no me acompañan. Sigo sola. ¿Soy yo o son ellos? Me deprime. ¿Puedo estar más deprimida? Intento buscar algún sentido, algún por qué. No lo encuentro. Triste realidad. Me hago cargo, reflexiono. No siempre lo hago. ‘Eres excesivamente impulsiva’ oía una vez en un antiguo trabajo. Sí, lo soy. No puedo evitarlo. Funciono por impulsos, planifico poco. De esta manera siento que estoy viva, que reto a los planes, a la vida. Tenía pensado… pero no, replanifico en tiempo real, on-line.
Necesito y no me dan. Necesito pero no encuentro. Busco, me esfuerzo y, en el camino, me pierdo. Vuelvo a estar sola.





"I sit alone"

Smiles you always see, but they are not real You think that I am happy, but I never am.
You all have friends, ones who are special, I know people, but they don't know me,
they know the facade I sit and wonder, does anyone know?
Does anyone know how I feel inside
Can anyone see the pain I hide?
I sit alone,
I watch you with your friends and families.
And I wonder, what is it like?
You talk to me and I talk to you,
but none of it means anything.
We all go home, and once again I am alone.
Do you know that I am alone?
Do you think that I go home and am not alone?
Do you even care?
You all think that I am happy, no concerns in the world.
I wish this were true.
I have no one.
No one to talk to.
No one to sit and laugh with.
I sit alone.
Won't anyone help me?
Won't anyone come and break this loneliness?
Break the silence of my life?
I don't know what to do, where to go.
I just don't want to be alone.
No more.


El poema no lo he escrito yo, lo encontré en la net. Es TAN descriptivo…
Hoy, me he quedado con la impresión de que muchas nos sentimos así y, por eso, escribo. Por lo menos para que tengamos la sensación que NO estamos TAN SOLAS. Porque aquí estamos ¿verdad? Y cómo agradecemos todos esos comentarios que nos dejamos. Este post es para que nos demos cuenta de que nos necesitamos y nos acompañamos, nos comprendemos más de lo que podría hacerlo otra persona que está mucho más cerca fisícamente.

Necesitamos y aquí tenemos y encontramos.

















lunes, 20 de abril de 2009

Y es que no se callarán...

'He visto a tu hija. Está enferma, ¿verdad?. Tiene anorexia.'
Pues esto es lo que mi madre ha tenido que escuchar de una cacatúa vieja y envidiosa. El sábado por la mañana quedé con mi madre (como todos los sábados) y va y me dice que una amiga le dijo esto. No me lo podía creer. ¿Es que a la gente sólo le gusta cotillear de cosas morbosas y malas? porque me pregunto por qué todavía no he oído a nadie que diga 'oye, ¿sabes de lo que me enteré el otro día? pues fulanita está guapísima, ha terminado el master que estaba haciendo con nota y está trabajando en una empresa cojonuda cobrando muy bien'. Pues no. Normalmente se comenta que fulanita de tal está en paro, pobrecita que no puede pagar la hipoteca, que menganita ha engordado y que tiene un culo como una plaza de toros y, que zutanita ha adelgazado y está anoréxica perdida. Y yo me pregunto por qué no pueden dejar de hablar de mí. Que aprendan a hacer calceta, que se metan sus comentarios hirientes por donde las quepa, que se atraganten con un trozo de cruasan y así se ahoguen, o que cojan triquinosis. ¡Yo qué sé! ¡¡¡¡¿¿¿¿NO SE PUEDEN CALLAR????!!!! qué ganas de poner en una situación incómoda a mi madre que la mujer no tiene culpa de nada. La gente es mala y tiene ganas de hacer daño. Lo siento pero no puedo pensar otra cosa. Y es que encima la gente está convencida de que no como.

Una amiga mía se ha puesto a dieta (está haciendo la de montignac). Yo, con toda mi buena intención la dije '¿te digo un truco?', se me queda mirando con cara de sabelotodo y me dice 'qué, ¿no comer?'. ¡Jódete y baila!. No, claro que no. Mi respuesta: 'levántate todos los días a las 5:30, desayuna, come a las 4 de la tarde y cena a las 9'. ¡Será capulla! Vale que yo no es que coma mucho (excluyendo mis pérdidas de control), pero eso ella no lo sabe, y hasta parece que la gente piensa que no se puede adelgazar sin dejar de comer. ¿No os dais cuenta? la gente es una hipócrita y una envidiosa.


Estoy muy enfadada, triste, deprimida, rabiosa, irascible. Ni siquiera me quedan ganas de llorar. Ya lloré suficiente el sábado. Discutí con mi madre, discutí con mi novio, hasta discutí conmigo misma. No ha sido un buen fin de semana pero tengo la esperanza de que hoy irá mejor. Porque no podría ir peor, ¿no?



Gracias a todas por vuestros comentarios. De verdad que lo primero que hago segun llego a la oficina es chequear los comentarios que me habéis dejado. Por lo menos sé que vosotras estáis ahí, que me escucháis, que me leeis, que me comprendéis, incluso. De verdad, gracias de todo corazón.


viernes, 17 de abril de 2009

Quiero marcharme a casa

Tras apuntarme ayer a la carrera, estuve bastante más animada. No quiere decir que por la tarde consiguiera estar totalmente activa, ya que terminé en el sofá echándome una siesta de 2 horas, pero me pegué una paliza considerable limpiando los armarios de la cocina en lo que tardé algo más de 1 hora y lo que me ha dejado unas agujetas considerables en ambos brazos, hombros incluidos. Luego dormir. Mi cuerpo me pedía dormir y, así evitaba tener ninguna clase de tentación de ir a la nevera. Creo que si no hubiera tenido que ir a cenar fuera (como todos los jueves), lo que derivó en tener a Mía pegada al culo por la noche, habría sido un día casi perfecto.
De momento no tengo planes para el fin de semana así que improvisaré según vea cómo estoy de ánimo. En principio son fiestas de San Jorge en Santurtzi (un pueblo cerca de Bilbao), pero no me veo con ánimo de salir de fiesta y, por otra parte, así aprovecho a estar solita en casa (cosa que me encanta) porque mi novio ¡no se pierde una!




Ayer me volvió a decir que cada vez abultaba menos, que era muy poquita cosa. Es curioso como puede cambiar nuestro punto de vista ante este tipo de comentarios. Antes, cualquier comentario acerca de mi peso, de lo que abultaba, etc., me hacía sonreir por fuera y por dentro. Me alegraba, me animaba a seguir para lograr lo que me había propuesto, me hacía sentir más activa, con ganas de hacer cosas, arreglarme, salir, mostrarme al mundo. Ahora en cambio, no sé si me hace o no sonreir. Más bien no. Me encuentro dando excusas para quitarle importancia o, por lo menos, para que dejen de preocuparse. En parte me alegra porque es lo que quiero pero me está empezando a molestar. ¿Por qué no me dejarán en paz? Aunque pienso que no sé ni siquiera si quiero que me dejen en paz. Porque no me gusta sentirme ignorada, abandonada. No sé si me explico porque es un sentimiento tan contradictorio que me cuesta explicarlo con palabras. Quiero que me dejen en paz, pero no que me ignoren, ni que me abandonen, ni que me dejen sola. Me gusta estar sola pero no sentirme sola.

Sí, Seguro que más de una me entiende...


Estoy en el curro viendo pasar los minutos y las horas que se me están haciendo eternas. No veo el momento de que den las 14:50 para marcharme a casa. Sí, hoy me voy a ‘escapar’ 10 minutos antes. Suelo llegar antes de la hora así que nadie se atreva a decirme nada porque me marche 10 minutos antes.




jueves, 16 de abril de 2009

Carrera


Me voy a apuntar a la carrera de Locana. Las bases de la carrera están en su blog http://locanamia.blogspot.com.
Es mi primera carrera! a ver si consigo terminarla. Deseadme suerte!

Dormir, sólo pienso en dormir

Me levanto con sueño por la mañana pensando en seguir durmiendo. Miro al que descansa a mi lado, oigo su respiración acompasada y relajada. Duerme. Sigue durmiendo. No ha oido mi despertador que pongo muy bajito para no molestarle. Y me muero de envidia. Quiero seguir durmiendo y no puedo. Me dirijo al baño, me ducho, intento espabilarme. No funciona, tengo sueño. Sigo queriendo dormir. Sago de la ducha, me subo en la báscula repitiendo el ritual de cada mañana. Perfecto, estoy volviendo a mi peso; vuelve a marcar menos de 44 kilos. Me dirijo a la cocina, pongo la cafetera y me visto y maquillo mientras se hace el café. Una cucharada de cereales de fibra. Me pesa la cuchara. Quiero volver a la cama. Termino mi desayuno, salgo de casa y me dirijo al coche que hoy ha dormido en la calle. Conduzco. Cuidado, ahora no te pudes dormir. Atenta. Llego a la oficina. Son las 7 de la mañana. Me relajo, vuelvo a sentir sueño. Me pesan los párpados. Enciendo el ordenador. Chequeo el correo. Primero el personal. Nuevos comentarios por editar en el blog. Sonrio. Me alegran. Paso al correo del trabajo. Muchisimo trabajo acumulado. Tengo un largo día por delante. Sin ganas comienzo el día. Sigo con sueño. Sólo pienso en llegar a casa, tirarme en el sofá y dormir. Cuando duermo estoy tranquila. Sin ansiedad. Me siento bien. Relajada. Durmiendo. Dormida.
Y me duermo.

martes, 14 de abril de 2009

SI, estoy FLACA y ME GUSTA

Los 5 días de vacaciones empezaron con mal pie.
El jueves, como casi todos los días festivos, quedé con mi madre para ‘desayunar’ (en mi caso tomar un café). Todavía me queda la esperanza de que alguno de los días que quedo con ella no mencione mi mal aspecto (según ella, claro está) por mi falta de kilos (también según ella). Este no fue el día. Estaba tan harta que no pude más y lo que salió de mi boca fue un ‘Sí, estoy flaca y me gusta. Lo siento pero es así.’. Tengo la mala constumbre de excusarme y pedir perdón por todo. A lo que le siguió una charla de pues no estás nada bien, estás excesivamente flaca, cuanto más guapa estarías con 3 kilos más (aquí me entró la risa porque sé que piensa que peso 47 kilos y lo que pretende es que pese 50), seguro que nadie te ha dicho que estás guapa así, ¿a que no?, bla, bla, bla. Bien, pues os diré que son bastantes los y las que me han dicho que estoy muy guapa así pero no se lo dije, no serviría para nada, no se lo creería. Madres. Sí que le contesté que por qué no pensaba un poco en lo que yo quería, en lo que a mí me gustaba, que no se preocupara que no me veía gorda (cosa que es verdad aunque siga pensando que estaría mejor con un par de kilos menos), que sabía que estaba delgada y que me gustaba, que eso era todo, que, por favor, pensara un poco en lo que yo quería y pensaba. ¿Sabéis qué me contestó? Que no, que no iba a tener en cuenta lo que YO QUIERO ¡porque YO estaba equivocada! Me dieron ganas de salir de la cafetería corriendo y gritando a los cuatro vientos que ME DEJEN SER YO. En lugar de eso, me quedé con cara de resignación sentada en mi silla mirándola con cara de lechuga, totalmente insensible mirando mi cucharita de café dar vueltitas dentro de la taza.

Y yo no puedo dejar de pensar en que esto no cambia nunca. Ya puedes estar casada y con hijos (que no es mi caso aunque sí el de mis amigas), ya puedes tener 20, 30 o 40 años, que esto de las madres es siempre lo mismo. ¡Y lo que nos queda! Mejor no pensar en ello…



Así que con esta salida de los días festivos, los demás fueron a peor. Comida, comida y más comida. Quedar con estos, con aquellos y con los de más allí a comer, merendar, cenar… y comida, mucha comida. Así que como estábamos fuera de casa, Mía no me pudo ayudar todo lo que yo quisiera y hoy peso 2 kilos más que el miércoles. Tampoco quiero mortificarme por ello, hoy ya he vuelto a la rutina y vuelvo a tener el control. Además como hoy me tengo que quedar en Bilbao porque tengo una entrevista de trabajo, puedo no comer. Después he quedado con mi madre que la he dicho que me iba a quedar a comer en el comedor de la oficina. La verdad es que preferiría no haber quedado pero ella también tenía que ir a Bilbao y no la iba a decir que no la acompañaba…
¡Pues sí! Tengo una entrevista de trabajo. La verdad es que tampoco es que esté mal donde estoy pero no pude resistir a escribir ya que lo vi como una muy buena oportunidad de evolucionar en mi vida laboral. A ver si tengo suerte y me cuentas cosas buenas que, realmente, necesito que me digan cosas buenas para que me alegren el día que no lo he empezado con mucho ánimo. Me he pasado toda la noche soñando cosas muy raras con comedores llenos de comida, vampiros, gente volando que me agobiaban sobremanera… cosas raras y, para más inri, me he puesto mala del estómago esta noche y me he tenido que levantar al baño 2 veces por los retortijones que me estaban dando. Ahora tengo una acidez increíble y me culpo por haber comido tanto estos días. Te lo tienes merecido por cerda, por gorda…

Pero hoy es otro día…






miércoles, 8 de abril de 2009

5 días de...¿relax?


Bueno, pues ya he metido todas las entradas que tenía guardadas, así que ya estoy al día.

Estos días he estado controlándome bastante y aunque no me he dado ningún atracón de los míos, las cenas han terminado en el baño ya que no me ha quedado más remedio que cenar y, siempre que me siento obligada termino en el mismo sitio. Hoy no me encuentro demasiado bien, tengo el estómago un poco jodido ya que ayer me tomé un laxante después de cenar porque no pude echar todo.

Por lo demás, estoy deseando que termine el día para tener esos 5 días de no trabajar. No sé cómo se plantea el panorama para escaquearme de las comidas porque estas fechas suelen ser idóneas para quedar con gente que hace tiempo que no se veo y, no sé por qué razón, la gente tiene manía de quedar a comer. ¿No se podría quedar después de comer? ¿a tomar un café? ¿a dar un paseo por la playa? Pues parece que no, a comer, a cenar... en fin, a la vuelta os cuento porque estos días voy a estar totalmente desconectada.

¡Oh! ¡no puedo dejar de estar animada ya que he bajado de los 43! supongo que en estos días volveré al 3 pero ya veo que es posible el 2 y eso me anima! Pienso en que cuando llegue a los 40 voy a intentar mantenerme entre 40 y 42... digo 40 porque he visto que para mantenerme en un peso primero tengo que bajarlo algo, dejar que mi cuerpo se acostumbre y, así, mantenerme ahí.


Y nada más que contaros. Aprovechad estas vacaciones!





2009 Marzo

02/03/2009
Ganas de comer.
Llevo aquí 5 horas y tres cuartos y me parece como si esto no tuviera fin. Quiero irme a casa y necesito vacaciones. Tengo la impresión de que estas dos semanas se me van a hacer eternas. Tengo muchísima ansiedad. Ayer pensaba en desayunar un café y un zumo. Esta mañana no he podido y he comido cereales. A las 11:30 me moría de hambre en el curro. Me he comido mis 4 galletas. Ahora son la 1 de la tarde y sigo teniendo hambre. Más que hambre, ganas de comer. Nos conocemos y sé que el hambre se soporta; las ganas de comer, no. Eso lo llevo peor. Peso 44,500 kg. Supuestamente esta semana debería de andar alrededor de 44 y bajando para que el sábado esté en 43,500 y el que viene, cuando marche de vacaciones en 43. Lo creo necesario porque supongo que volveré con 45.
El sábado estuve hasta las 6 de la mañana danzando por ahí con Ana. ¡cómo la quedan las mayas!
Yo de vez en cuando me deprimo. Sigo pensando en que Mi novio no hace nada por mí. Veo a los demás y siento que se preocupan más por sus parejas de lo que se preocupa Mi novio por mí. Sé que él es así y por eso no me preocupa pero no deja de molestarme de vez en cuando. No puedo evitar pensar en ello.
Quiero irme a casa, tomarme mi café con algunas galletas y relajarme en el sofá. Dormir y así no ser consciente de mis ganas de comer. Esto se pasa, se pasa. Ya lo verás. Uno, dos, tres, respira hondo…



10/03/2009
Contando días y horas.
¡Me voy! ¡Dentro de 4 días me marcho! No podéis imaginar las ganas que tengo de tomarme un respiro de todo. Buen tiempo, calorcito para hacer fotosíntesis y re-cargar las pilas. Es que no voy a hacer nada de nada. Ains… qué ganas de vacaciones.
La semana pasada fui a hacerme los análisis. Todavía tengo la esperanza de que lo de la orina sea una simple infección o algo por el estilo. Me va a dar todo bien y mi madre va a tener que callarse. Y también Mi novio. Me van a dejar de agobiar. Creo que la madre de Mi novio le ha vuelto a decir algo porque el otro día me dijo con las mismas palabras que su madre ‘estás muy delgadita’. Me sentó igual que cuando dicen que tal chica está ‘gordita’. Creo que se me entiende sin tener que dar muchas más explicaciones. Pero los análisis van a estar bien.
Después de que la semana pasada engordara esos dos kilos que me dice la gente que tengo que coger y nadie lo notara (excepto yo, claro está), he vuelto a bajarlos (gracias a mí). También tengo que decir que me había propuesto estar en 43,500 para el sábado pasado y 43,000 para este sábado cuando me marche pero que va a estar jodido porque este sábado pesaba un kilo más de lo que me había propuesto y lo tengo muy difícil para llegar a 43 para el sábado. Hoy estoy en 43,700. Supongo que podría bajar los 700 en 3 días pero siento que con estos pesos no bajo tan rápido como antes y, por otro lado, no estoy tan fuerte como para no comer; ni estoy tan animada, ni puedo estando rodeada de tanta gente a la hora de comer. De todas formas, me acabo de acordar de que ayer me comí cuatro onzas de chocolate con almendras, unas almendras y un trozo de bizcocho en casa de mi madre… igual sí que puedo por lo menos llegar a 43,200… estaría bien. Ya veremos, ya veremos…



12/03/2009
1 día…

Eso es lo que me falta para tener mi ‘break’. De hecho, mañana a estas horas ya estaré de vacaciones. Las necesito como agua en mayo. Ayer tuve un día malísimo. Bueno, a decir verdad, llevo toda la semana bastante mal. De hecho la buena samaritana de mi compañera me preguntó ayer a ver si tenía algún problema o algo, que llevaba unos días que me veía mal, etc. ¿Y a ti qué te importa? Digo yo. Ya sé que la mujer lo hizo con toda su buena intención pero creo que tiene que entender que no es mi amiga y que no la voy a contar mis penas.
Al final lo de los 43 va a ser que no. Hoy, como todos los jueves, tengo cena en casa de la madre de Mi novio y, para más inri, es el cumpleaños de su marido por lo que fijo que hoy hay más comida de la que normalmente hay que ya es bastante. Esta mañana seguía con 43, 700. Tampoco está tan mal. Me he propuesto volver con 45 como mucho. A ver cuando llegue allí y vea el percal si puedo mantenerme así.
Hace día de playa y yo estoy metida en la oficina… Menos mal que mañana a las 11 ya estoy fuera. A ver lo que me dice el médico. Me jode que mi madre vaya a venir conmigo, pero eso no lo puedo evitar.

23/03/2009
Agobiada de vuelta.
Después de mi semana de vacaciones ya estoy totalmente aclimatada a la rutina. Casi podría decirse que hasta me quedan lejos. Ha sido como un lapsus prácticamente inexistente aunque creo que me ha sentado bien. He venido con algo de colorcito y ya no parezco un muerto. He cumplido con mi objetivo de no venir con más de 45. Llegué con 44,600 aunque esta mañana ha marcado 44,900. Claro que ayer Mi novio pasó por la pastelería para darme la bienvenida y me lo comí todo, así que es normal que haya marcado algo más que ayer.
Mi madre me está volviendo loca. No se da cuenta de que es ella la que me quita las ganas de quedar con ella. Me agobia, me deprime, me sulfura, me enfada, me pone nerviosa. No me hace nada bien quedar con ella, así que al final casi me tengo que obligar a llamarla para quedar porque si no es peor: se enfada porque no voy a verla y no la llamo. ¿No se da cuenta de que no me hace nada bien que me diga que estoy hecha una mierda? y que me lo diga una vez pase pero que lo esté repitiendo las 2 horas que estoy con ella pues me altera y me dan ganas de mandarla a la mierda y dejarla allí sola sentada.
Mi novio no me da tanto la lata. Dice que no abulto nada pero no me agobia con el tema. Sigo pensando en que nadie tiene en cuenta lo que yo quiero. Nadie me tiene en cuenta.
He llegado hace dos días y ya me he mordido 2 uñas y otros dos dedos cuando en esta semana pasada había conseguido tener las manos bien. Vuelvo a las andadas. No me controlo y tengo una ansiedad de elefante.
Me tiene que salir el curro… (¡Oh! ¡He escrito a una oferta de trabajo que he visto de lo más interesante!)


Por cierto! mis análisis dieros perfectos! no tengo ni anemia ni nada. SANA COMO UNA MANZANA


25/03/2009
Comprando energía.
He empezado a tomar pharmaton complex a ver si me da un poquito de energía y ganas porque cuando suena el despertador por las mañanas me quiero morir. Y no es que crea que necesito energía, lo que necesito en realidad son ganas. Ganas de seguir, de hacer cosas, de salir, de conocer, de levantarme de la cama por las mañanas, de levantarme del sofá por las tardes, de andar, de moverme, de hacer ejercicio, de estar despierta, de trabajar, de relacionarme con los demás, de vivir.
Y ya que estaba de compra de cápsulas llenas de energía he comprado también inneov para la celulitis. Ya sé que no tiene nada que ver con lo anterior pero ya que estaba… y hablan muy bien de ello pero he leído en las instrucciones que se notan los resultados a partir del tercer mes. Teniendo en cuenta que estoy haciendo mesoterapia, supongo, espero, que se empiece a notar antes. No es que me vea excesivamente mal. El médico dice que tengo unas piernas bonitas y con la piel tersa y suave. ¡Qué hombre! Cuando sea mayor quiero uno así.
44,000 esta mañana. No voy mal. Me quejo sólo porque como, porque tengo ansiedad. Pero creo que es porque no tengo nada que hacer por la tarde. Aun así tampoco quiero empezar a ir al gimnasio porque en breve empezará el buen tiempo y no voy a ir. Me conozco...

Meme

Mutxisimas gracias a Princesa Perdida ( http://lostprincesslife.blogspot.com ) por la nominación al meme.

Las reglas a seguir para realizar las nominaciones son las siguientes:

REGLAS
1. Publicar una reseña con el enlace correspondiente a la persona que lo ha concedido.
2. Poner las reglas en el blog.
3. Compartir cinco valores importantes y cinco que no lo son, bajo mi punto de vista.
4. Elegir a seis personas o más.
5. Avisar a los galardonados dejando un comentario en su blog.

5 valores importantes para mi:
1) amistad
2) lealtad
3) sinceridad
4) empatía
5) afán de superación


5 carácterísticas o hechos odiosos:
1) hipocresía, falsedad, mentira, engaño.
2) dejadez
3) abandono
4) manipulación (tanto de personas como de ideas)
5) limitación de la libertad

Soy partidiaria de galardonar con un meme a:

1. Princesa Caótica Ana: http://princesacaoticaana.blogspot.com.
2. Ligerana:
http://ligeranacumpliendometas.blogspot.com
3. PaperBag: http://i-am-not-hungry.blogspot.com
4. So Pretty: http://soprettysmile.blogspot.com
5. Desintegrándome: http://solosomoscenizas.blogspot.com
6. Princesa Perdida: http://lostprincesslife.blogspot.com

martes, 7 de abril de 2009

2009 Febrero

11/02/2009
Arriba y abajo.
Todo va de arriba hacia abajo y de abajo arriba. Mi ánimo y humor pasan de tener ganas de hacer de todo y volver a mis actividades cotidianas deportivas a querer pasarme las tardes (porque todo el día me es imposible) envuelta en una manta sola en el sofá dormitando en cuestión de minutos. En general tengo más ganas de hacer nada que de lo otro, pero me digo que tengo que menearme, que así no tendré las piernas ni el culo blandos, que podré bajar de peso más rápidamente. Aún así no me decido a acercarme hasta el polideportivo. Hoy me paso, pienso en estos momentos mientras escribo; pero parte de mí no está del todo convencida de que me vaya a pasar. Me siento débil. Débil de cuerpo y de espíritu. Ya no me controlo como antes. Llego a casa y me atiborro a comida. Total, estoy sola y sé que hay poquísimas posibilidades de que venga nadie. Tengo tiempo. Me doy asco. ¿Cómo puedo perder el control sobre mí misma de esa manera? Antes no era así. Tengo que volver a ser como antes. Hoy empiezo. Ayer me lo propuse y, de momento, no me ha ido tan mal. En el desayuno me he comido una magdalena pero por lo demás no puedo estar descontenta conmigo misma. Mañana ya enmendaré el desayuno de hoy. Se acabaron las magdalenas, los bollitos, las grasas. ¿Para qué están los cereales? Los cereales no tienen casi grasa. Desayunaré una taza normal, no tazón, de cereales. Tengo que comprar tazas. Al curro café. Si acaso 3 galletas. Ahora estoy en pleno proceso de autocontrol. Desde las 11:30, en 2 horas, me he comido 2 galletas. Las parto a la mitad y me como una mitad cada 30 minutos, mordiendo trozos muy pequeños. Tarde en comerme cada mitad unos 10 minutos. Control. Necesito recuperarlo. Me da miedo volver a casa a la salida del curro. Hoy no voy a ir. No estoy preparada. He llamado a Ana para quedar con ella por la tarde. Me apoyo en ella sin que ella lo sepa. A veces pienso que sabe más de lo que me dice y de lo que, lógicamente, yo la digo. ¿Nos entendemos? Puede ser, aunque no me puedo fiar del todo porque sé que ella se decepcionó mucho conmigo hace 9 años y que no me lo ha perdonado. Se sintió traicionada y ahora yo tengo miedo de que sea ella la que me traicione y cuente lo que no debe. Claro que ella está en la misma situación aunque es una situación ‘casi’ reconocida y sabida.
Mi peso varía casi tanto como mis ganas y mi humor. Si hace una semana y media estaba super contenta con mis 44,3 kilos, ahora estoy que me subo por las pareces con un kilo más. Me miro en el espejo y veo que no estoy tan mal pero me subo en la báscula y, una vez de que he visto el dígito de las unidades en 4, no puedo soportar ver 5. Me deprime, me enfada, me decepciona. Recuerdo los 49,5 (con vaqueros, camiseta guess m/l y playeras) que pesaba cuando me marché a Fuerteventura y los 50,5 (con la misma ropa) de cuando volví 10 días más tarde. Me horrorizan. Veo mi evolución y aún así no quiero llegar al 5, no puedo llegar al 5 aunque sé que hoy estoy en el 5. Debí de sacarme fotos. Ahora las sacaría pero tengo la cámara estropeada. De todas formas voy a sacarme fotos. Las puedo comparar con las que tengo del verano pasado, y de este. Como reto, hoy me he propuesto volver a los 44. A ver si cuando llegue a casa por la tarde-noche baja del 5.

12/02/2009
¿Qué se hace con una galleta?
Ayer, después de pasar la tarde con Nai en Ballonti, me marché a casa con un dolor de cabeza insoportable. No se me pasó en toda la tarde. Cuando me marché a la cama todavía me dolía. En cuanto a lo que comenté ayer del 4, pues no ha podido ser hasta esta mañana y justito porque ha sido coma 9.
Hoy al entrar en la oficina, Sofía me ha parado y me ha dicho que haga el favor de comer que estoy demasiado flaca. ¡Ayyy! ¡Se nota! Me he puesto super contenta. Ahora, pensándolo más detenidamente, me da miedo que mi madre me diga algo cuando vaya a comer.
A la hora del café, ha venido una compañera de curro a darme una galleta con virutillas de chocolate (las hace ella). Cuando me la ha dado, ha habido un milisegundo en el que la he mirado y cuando iba a partir un trocito para metérmelo en la boca he dudado, no muerde, no parte, ¿qué se hace con esto? Finalmente he mordido un cachito mientras ella miraba esperando mi reacción. ¡Uhmmm, está riquísima! En ese momento se ha dado la vuelta para volver a su sitio. Guárdala. La he envuelto en una bolsita de plástico y sigue en mi bolso. Se la daré a Mi novio para que las pruebe.
Esta tarde tengo muchas cosas que hacer, así que me marcharé pronto de casa de mis padres. Además tengo que pasarme antes por casa a por el libro de inglés, los pantalones para llevarlos a arreglar y a… bueno, eso.
¿Por qué tengo tanto sueño por la mañana? Por lo menos parece que va a dejar de llover un par de días. Es deprimente.

16/02/2008
Yo animada y la gente sigue hablando.
La gente sigue hablando y comentando lo delgada que estoy. ¿Tanto se notará? Lo único que hago es preguntarme si tan gorda estaba antes que adelgazando 3 kilos desde verano a aquí da lugar a que la gente hable. No creo que haya tanta diferencia de verano a ahora. Yo no la veo. Reconozco que estoy delgada, eso no lo puedo negar, pero no me veo mal; más bien todo lo contrario. Ayer cuando me estaba preparando estaba super-contenta. Me vi bien: cintura, cadera compensada con mis hombros, las piernas pasables en vaqueros con taconazo… No veo que haya tantísima diferencia con antes. Bueno, me consuelo con que no tengo pinta de enferma. ‘Preocúpate cuando tenga aspecto de enferma’ les digo a mi madre y a Mi novio.
No sé si me molesta más que la gente lo diga o que hagan ‘oídos sordos’. Los que no dicen nada supongo que hablarán entre ellos. El resto se lo comentan a Mi novio y él no hace más que decir que con él como, que no sabe lo que haré cuando esté sola. En fin, ¿qué va a decir? Creo que él también está un poco hasta las narices de que le digan nada.
Esta mañana cuando me he levantado, siguiendo con mi rutina de casi todos los días, he ido al baño, me he quitado el pijama y, antes de vestirme me he pesado: 43,80. La verdad es que no me esperaba tan poco. Ayer me comí un milhojas de nata, un cuarto de bollo de mantequilla y un cuarto de palmera de chocolate de La pastelería. Luego cené un bocapizza entero y otro casi entero con un montón de queso, tomate y champiñones. Luego visité el baño pero fue muy poco lo que salió, así que hoy me esperaba algo más que los 44,00 de ayer. Pero no ha sido así. Todavía creo que no he cogido al truco a eso de ver dónde está el límite. En el curro me he comido 2 galletas María de fibra, 2 caramelos de sugus y 4 galletas de soja y fibra. Me he sentido fatal, he ido al baño pero nada. Sin contar los caramelos son 172 más o menos que tampoco es tanto, ¿no? A la hora de comer tendré que compensar. A ver si me da tiempo y no tengo problema.
El sábado también estuve super animada. Por la tarde, después de comer donde mi madre, me marché a Bilbao a ver si encontraba el vestido que llevaba Ariadne Artiles en el catálogo de mango. Lo encontré y me encantó. ¡Me queda perfecto! No me lo podía creer, así que ni me lo pensé. Aproveché y me cogí también unos vaqueros pitillo de mi talla (ahora me van todos grandes excepto los campana que me cogí la semana pasada) y un par de jerséis de entretiempo. Está haciendo buen tiempo aunque mucho frío. Esta mañana marcaba 0 grados en Amezola. Pero lo prefiero, no aguantaría otra semana entera lloviendo.
Esta tarde voy a ver si le llevo a mi madre la capa para que la pase por la máquina de coser. Tengo que ir hasta el aeropuerto, así que creo que según vuelva me voy a dar una vuelta por Artea. Si voy prontito seguro que no tengo problema porque Mi novio tiene que ir a la agencia de viajes y el super lo tenemos abierto hasta las 10 de la noche.

19/02/2009
¿Soy mala?
Tengo una compañera de curro que nunca desayuna en casa, así que cuando llega a la oficina lo primero que hace es sacarse un café de la máquina, sentarse en su sitio y sacar el paquete de galletas que guarda en el cajón. Me da rabia que lo haga. No sé por qué razón no puedo evitar que me irrite. Me fijo siempre en las galletas que come que van variando según se acaba cada paquete. Hoy eran las de Cuétara Fibra Due. L-Carnitina para el cuerpo. Normalmente siempre son de régimen, sanas, de fibra. Siempre pienso en que no sé por qué lo hace porque no la luce nada. A media mañana se come una manzana. Muy sano también. Y está gorda. Sí, sí, gorda. No soy de las que dice fuerte cuando quiere decir gorda. Hace un rato otra compañera ha llamado fuerte a una chica que está tremenda. Puede que suene mal decirlo así pero es la verdad. Que una persona sea fuerte no implica que esté gorda ni al revés. Me fijo en lo que la gente a mi alrededor come. Normalmente, todas las chicas comen fruta, galletas de fibra, tortas de maíz y cosas por el estilo. No deja de hacerme gracia y no llego a entender porqué están la mayoría de ellas sobradas de peso. No sé si por pensar de esta manera soy mala o simplemente observadora y realista. Que cada uno piense lo que quiera. Yo pienso que son unas hipócritas en querer mostrar que se cuidan cuando después del trabajo deben ponerse hasta el culo de comer mierdas.

24/02/2009
No me soporto.
No puedo conmigo. Cada vez que estoy en casa caigo, me siento débil y no puedo quedarme quietecita. El domingo al levantarme pesé 43,500. Ayer 44,600. Hoy ni me he pesado por no asustarme. Ayer me puse de pizza hasta el culo. Y el caso es que la idea de ir a por pizza fue mía y que después he sido yo la que no ha pegado ojo en toda la noche porque me sienta fatal cenar mucho. De hecho sigo con acidez de estómago. Me consuelo porque me tomé 2 cáscaras sagradas por la tarde sobre las 17:30 y otra después de cenar, así que a ver si la pizza pasa de largo por mi intestino. La verdad es que habría sido mucho más efectivo no comerme la pizza pero quien no se consuela es porque no quiere. Hoy voy a comer a casa de ama. A ver cómo me las arreglo. 43,500. Si me lo hubieran dicho hace unos meses no me lo habría creído. Lo veía tan lejos y, en cambio, ahora veo que es posible, alcanzable y que todo depende de mí. Está en mis manos. En momentos pienso en engordar un poco pero me levanto, voy al espejo me miro y no veo por qué tendría que hacerlo. No me veo excesivamente delgada. Bien, normal. Reconozco que comparada con lo que era pues la diferencia es notoria pero a mí así me gusta más.
Me quedan 17 días para marcharme a Las Palmas. Allí voy a tener que andarme con ojo. Tengo que ir asumiendo de que allí cogeré algún kilillo pero intentaré que sean los menos posibles.
Empiezan a salir artículos en las revistas. No son realistas por mucho que cuenten el caso de alguna. Tampoco lo es el intento de entendimiento por parte de la periodista que ha estado 21 días sin comer en un centro. No creo que nadie lo pueda entender si no se vive. No entienden que es lo que una persona quiere y no lo que los de su alrededor le piden que haga. Es un grito de ‘ayuda’ en algunos casos y de ‘dejadme en paz’ en otros. Incluso ambos gritos al mismo tiempo. No entienden, no es comprensible. Pierden el tiempo en intentar definirlo y simplificarlo. Puede ser tan distinto en cada momento, en cada persona. De todas formas el viernes veré el programa.

26/02/2008.
Buen tiempo.
Me voy a la playa en cuanto salga de currar. Voy a ver si me tomo un cafecillo al sol. Allí he quedado con Ana. A ver si me anima un poco verla…
Jueves ¿Sabes lo que significa eso? Lo sabes. No quieres que llegue pero sabes que llegará. Piensas en ello, no lo puedes evitar. Haz lo que tengas que hacer. El fin de semana y los primeros días de la semana te has despendolado un poco pero vuelves a estar por buen camino. No la jodas ahora. 42… 44,3 esta mañana. Primero vuelve a los cuarenta y treses. Después vienen los cuarenta y doses. Para cuando me marche a las palmas. Ten en cuenta que allí vas a engordas (ponle unos 2 kilos). Cuenta con ello desde ahora porque si no, después, te vas a deprimir. Me mentalizo. Me deprimiré de todas formas pero necesito un poco de fuerza de voluntad para volver.
Me marcho.

27/02/2008
Perdiendo la vergüenza.
Ayer la madre de Mi novio se acercó a mí a la hora de sentarnos a la mesa a cenar con cara de circunstancia y, me dijo con una media sonrisilla de vergüenza ‘estás muy delgadita’. ¡Qué finura la suya! ‘tienes que engordar un par de kilos’. ‘No’. Eso fue lo que yo contesté. ‘Además dos kilos no se notan’ dije mientras pensaba en los momentos en los que los he engordado y no han notado nada (ni para bien, ni para mal). Más tarde, en casa, Mi novio me volvía a repetir que estaba excesivamente delgada y que así no le gustaba. Me apuesto a que su madre ha hablado con él para que me dijese algo. Mentira, sé que le gusto. ¿La semana pasada le parecía que estaba bien y ahora, de repente, ya no? Sorry, no me lo creo. Y yo vuelvo a ser egoísta. Pienso en lo que a mí me gusta y yo quiero. O por lo menos lo intento. ‘Estás más guapa con unos kilos más’. ¡Y tú con unos menos y no te digo nada!
No me gusta que la gente pierda la vergüenza conmigo y me diga este tipo de cosas. Claro que tampoco me gusta que hablen a mi espalda y convenzan a su hijo para que me diga que engorde. Porque no quiero engordar, porque no me veo mal, porque estoy más contenta así, porque no me gusta que me digan lo que tengo que hacer, porque nadie piensa en mí ni en lo que yo quiero, porque me agobia todo esto, porque no me dejan en paz. Y voy a demostrarles que estoy bien. El miércoles tengo análisis y van a dar bien. Si acaso algo de anemia. Pero eso no me preocupa porque siempre estoy al límite. A Ana le dan los análisis normales, así que ¿por qué no tendrían que salirme bien a mí? Va a ir todo perfecto y se van a tener que callar la boca.




Cambiando de tema… se me había olvidado comentar que Borja y Natalia ya tienen fecha para la boda. Sabía que se casaban el año que viene pero saber que ya tienen fecha me pone triste y me carcome por dentro. Y lo que más me jode es que Mi novio no se da cuenta. ¿Cuándo va a hacer algo que yo quiera? Algo por mí. Me conformaría con que me regalara una sortija… ni siquiera me hace falta casarme con toda la parafernalia que eso supone. Renuncio a todo eso. Sólo quiero que él quiera hacer algo por mí… Se me saltan las lágrimas mientras escribo, y no es lo más adecuado ya que estoy en la oficina. Natalia tiene que estar guapísima vestida de novia. Me acuerdo de la foto que le sacaron en Málaga vistiéndose para salir. Estaba guapísima. Si se recuperara hasta volver a lo que era entonces… Yo estoy dispuesta a ayudarla.
Tengo ganas de llorar. Me quiero ir a casa… o a la playa a dar un paseo y desaparecer. Está empezando a asomar el sol a la vez que remite la niebla con la que ha amanecido el día. Son casi las 10 de la mañana. 5 horas y me puedo marchar a casa.

2008 Diciembre


2008/12/17
Hablan.
Llevo bastante tiempo sin escribir. En este tiempo me han pasado varias anécdotas que creo debería mencionar.
Hacer dos fines de semana mi madre se enfadó conmigo porque me vio , según ella, excesivamente delgada. No lo estoy; estoy parecido a verano. Digo parecido porque aunque peso menos, yo no veo diferencias apreciables a simple vista. Entiendo que alguien que hace tiempo que no me ve me diga algo, pero no los demás. Mi novio empieza a llamarme ‘flaca’ en lugar de ‘gorda’. Ya sé que son apelativos cariñosos pero no deja de hacerme gracia. La gente empieza a hablar. No me dicen a mí nada directamente pero se lo comentan a él. Me lo dijo hace unos días: ‘hay un montón de gente que me ha dicho que estás excesivamente delgada’. ¡¿Y qué cojones les importa a ellos?! ¡¿Por qué no meten las narices en sus asuntos?! Creo que es que llevan una vida tan sumamente aburrida y monótona que no tienen otra cosa que hacer que hablar de los demás e intentar meterse donde no los llaman. No tengo muy claro que pueda hacer algo al respecto. No sé quién se lo ha comentado realmente, aunque yo he sacado mis propias conclusiones e intento adivinar. Sus padres y su abuela fijo, pero a ellos no puedo culparlos porque son una familia de mujeres gordas y que, por lo tanto, ven a las demás más delgadas de lo que realmente están si no es que están redondas. Tienen su percepción cambiada. Borja también le habrá comentado algo. Esto lo supongo más que otra cosa, aunque si no me equivocara, me parecería hipócrita por su parte. Sé que a Borja le gusta Ana, no digo que esté interesado en ella, a lo que me refiero es que le gusta físicamente. Siendo así, no entiendo por qué le parece bien cómo está ella y no cómo estoy yo, cuando sigo abultando bastante más que ella. Además, cuando empezó a salir con Natalia, ella pesaba 46 kilos. No creo que sea el más indicado para decir nada, a no ser que sea para bien. Natalia es otra de las personas que fijo que ha dicho algo (la verdad es que también me lo ha comentado a mí, así que no es de las que ha ido por la espalda a comentárselo a mi novio). Me dijo directamente que tenía que engordar. Envidia. No puedo decir otra cosa. ¿Cómo me dice a mí que tengo que engordar cuando su musa es Victoria Beckham? Por favor, más seriedad. ¡Dejadme en paz! ¡No quiero que me digan nada a no ser que sea algo bueno! No lo aguanto más, nadie piensa en lo que yo quiero. Peso 45 kilos y medio más o menos y no quiero pesar más. Antes de ayer marcó 45.100. No me lo podía creer. En mi mente otro número, otra meta: 43. Pero poco a poco. La gente habla y no quiero que hablen más de lo conveniente.