martes, 31 de marzo de 2009

28/02/2008. Rosquillas

La estás jodiendo. Así la estás jodiendo. ¿Cuántas rosquillas te has comido? Por favor, qué poca fuerza de voluntad. Débil, eres débil, admítelo. Cuando hay cosas ricas de por medio… ¡No! Ha sido un momento de debilidad, pero no quiere decir que sea débil. Soy fuerte. Siempre lo he sido y puedo con esto. No me hacen falta las rosquillas, ni las tortillas de patata, ni las pizzas. No me hacen falta, no las quiero. Calma, párate y piensa en lo que quieres. Calma…

2 comentarios:

  1. guapaaaa!!
    me gusta tu blog! me gusta como escribes! ^^
    te sigo ok??
    ademas acabo de ver que eres de Bizkaia tambien =)
    un besazoooo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Muchas gracias por pasarte por mi blog, no había visto el tuyo, y me parece que está muy bien.
    Sé lo que sientes con las rosquillas, yo lo hago con las galletas, y pienso eso aún mientras las estoy comiendo, estoy diciendo "tengo que parar"... pero es tan difícil, aún teniéndolas ya dentro.

    Lo me dijiste de que no estoy gorda y que "no nos sobra mucho"... eso es según los cánones de belleza de ahora, para ellos estamos bien, pero no para mí misma. Yo pienso que sí me sobra para lo que a mí me gusta, para mi ideal de mujer.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar