martes, 31 de marzo de 2009

21/02/2008. YO decido

Confirmado: placas, anginas. He pensado ‘qué irónico: el comer me duele’. No puedo evitar sonreirme. En casa han empezado a darme la lata con que estoy en los huesos. Pues no lo creo. Les he dicho que peso dos kilos más de lo que realmente peso y me han contestado que eso les da igual que estaba mucho más guapa antes con la cara más redonda. Puede que sea cierto, pero YO elijo, YO decido, YO y sólo YO. ¡BASTA! Además no creo que lo sea (cierto digo). Estoy bien así, me encuentro bien y tampoco veo tanta diferencia. La gente que hace tiempo que no me ve tampoco nota tanta diferencia. Y yo quiero estar así. Me gustaría no tener que ver a mis padres cada día, quiero estar sola, vivir sola, a mi aire, my way que diría Sinatra. No quiero que me controlen, no necesito control ajeno, soy autosuficiente, independiente y resuelta. No necesito a nadie, no quiero consejos, ya veo que he adelgazado y me gusta. ¿A ti no? Pues a mí sí. Y pienso seguir haciéndolo. Un poco más. Sólo tres más. Más no. Poco a poco para que no se note tanto...

Me apetecería estar en la calle, dar una vuelta, sentir el sol en mi cara. Es febrero y hace bueno. La temperatura es cálida y el cielo está completamente azul. Quiero perderme por la ciudad, tomar un café en un parque, observar la gente que pasa, no hacer nada. Aquí tampoco hago nada pero estoy encerrada y, prácticamente, no me puedo mover. No me relaciono con nadie, estoy sola, hay gente a mí alrededor pero estoy sola. Quiero salir de aquí, necesito salir de aquí. Un cambio de aires. Pero aguanto, porque no tengo más remedio, porque es lo más cómodo, tanto da.
Me gustaría estar en el gimnasio, cansarme, no pensar en nada, evadirme, terminar hecha un trapo, ducharme, tirarme sola en el sofá, chof, relajarme, dejar de estar, dejar de ser, dejar de pensar.
Mierda. Ha surgido algo (no viene a cuento explicarlo aquí porque no me atañe a mí) y no puedo ir al gimnasio. Todo lo que ponía en el párrafo anterior tendrá que esperar... Mierda. Mierda. Mierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario