martes, 31 de marzo de 2009

14/03/2008. Relajándome


Ayer no tuve ganas de comentar nada acerca de lo mío. Pues bien, por la noche, después de la clase de Body Combat, antes de irme a la cama, con el pijama puesto y el móvil en un bolsillo, pesé 47 kilos. Había escrito 46, pero es que la mano me va más rápido que la mente y me traiciona. Estaba pensando en que para cuando me vaya puedo pesar 46. Después de todos estos años he visto que era posible. Me siento bien conmigo misma. Sí, hoy todo está saliendo bien. Me encantan las clases de Body Combat. Si pudiera daría clase, no todos los días, pero sí dos o tres veces por semana. Y digo que no todos los días porque también me gusta GAP y spinning, aunque tengo que reconocer que donde más me canso y más sudo es en Combat.
Si todo me saliera como yo quiero y me contrataran para el puesto de trabajo al que he escrito… Trabajar de 7:30 a 15:00 es un privilegio. Yo de mientras intento concentrarme para que me llamen. El poder de la mente. Qué grande si supiera utilizarlo. Correctamente, digo. Porque creo que cualquier cosa es posible si uno se lo propone.


No hay comentarios:

Publicar un comentario